El presidente luso visita Mozambique en medio de la crisis que vive el país

El presidente luso visita Mozambique en medio de la crisis que vive el país

02 mayo, 2016
|
Actualizado: 02 mayo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Lisboa, 2 may.- El nuevo jefe del Estado de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, llega mañana en visita oficial a Mozambique, país que vive momentos de tensión a nivel político, económico e incluso militar.

El presidente luso, que llegó al cargo hace menos de dos meses, partirá hoy desde Roma hasta Maputo, donde tiene previsto pasar cuatro días en los que se reunirá con las autoridades locales y con miembros de la comunidad portuguesa.

El programa de Rebelo de Sousa incluye varios encuentros oficiales con su homólogo mozambiqueño, Filipe Nyusi, y reuniones con personalidades de la política, la sociedad, la cultura y la economía del país africano, así como varios líderes religiosos.

Además de encontrarse con las autoridades municipales de Maputo, también será recibido en el Parlamento y visitará varias empresas lusas con presencia en Mozambique.

Éste será el tercer país al que acude en viaje oficial Rebelo de Sousa después de ir en marzo a España y al Vaticano.

El actual jefe del Estado mantiene lazos personales con Mozambique, al que considera incluso su segunda patria, debido a que estuvo en el país en diferentes períodos a finales de los años 60, cuando su padre ejercía de gobernador general de la entonces colonia antes de independizarse, en 1975.

La visita se produce en un momento especialmente turbulento, con cada vez más enfrentamientos entre los rebeldes de Resistencia Nacional Mozambiqueña -Renamo, que a su vez es el principal partido de la oposición- y los militares, controlados por el Gobierno dirigido por el Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo), en el poder de forma ininterrumpida desde 1975.

Medios lusos informaron en la última semana de cómo el conflicto entre Renamo y el Ejecutivo, inicialmente limitado a la región de Gorongosa (al norte del país), ya se ha extendido a otras zonas.

La prensa portuguesa se hizo eco incluso del descubrimiento de una fosa común con más de un centenar de cuerpos precisamente en la región de Gorongosa, por el momento sin confirmación oficial.

A estos problemas se suma la crisis económica que vive Mozambique debido al aumento de la deuda externa y la inflación, lo que amenaza con derivar en más disturbios.

«La situación económica y financiera no es fácil, pero es una razón más para que los amigos de Mozambique estén allí», defendió Rebelo de Sousa para justificar su visita.

El presidente luso recalcó que Maputo «necesita del apoyo de países y de instituciones internacionales» para superar la incertidumbre actual y se mostró dispuesto a contribuir para conseguir esta ayuda. EFE

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD