El PSOE y centenares de jubilados cargan contra la "congelación de las pensiones" de Zapatero

El PSOE y centenares de jubilados cargan contra la "congelación de las pensiones" de Zapatero

18 enero, 2018
|
Actualizado: 18 enero, 2018 12:30
|

«Contra la congelación de pensiones. No al recorte social y salarial». Así es la gran pancarta que encabeza la manifestación de centenares de pensionistas convocados por UGT y CC OO. En la misma se encuentran los portavoces del PSOE, el único partido que ha congelado las pensiones.
Los socialistas cargan así contra las propias medidas aprobadas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, como la congelación de las pensiones. Con la llegada de Mariano Rajoy, las pensiones se han revalorizado un 0,25% anual, incluido también en 2017. Fue con el PSOE de Zapatero, con su equipo económico, liderado por Pedro Solbes y luego por Elena Salgado y Miguel Sebastián en en 2008, quien dio luz verde a no subir las pensiones debido a la acuciante crisis que asolaba España.
En aquel año, el primero de los recortes, los funcionarios y trabajadores vieron esquilmados gran parte de sus derechos, y el Ejecutivo socialista sumió a España con una tasa de paro cercana al 30%, con unas cifras históricas de desempleados. Los funcionarios vieron reducido su sueldo en un 5%, y en 2012, ya con el PP, se les eliminó la paga extra, aunque después les han sido devueltas.
Con todo este pasado, el PSOE trata de volcarse ahora con los jubilados, prometiendo impuestos sobre la banca y sacando toda la demagogia posible para tratar de salir del pozo electoral en el que se encuentra, con una representación parlamentaria en mínimos históricos. Los de Pedro Sánchez exigen ahora «más pensiones, menos ladrones», al tiempo que piden una revalorización de las pensiones igual al IPC.
Como no, los sindicatos se han aliado con el PSOE para tratar de recuperar el esplendor de antes de la crisis, cuando Zapatero sacó mayoría absoluta. Ahora, las encuestas apuntan que podría quedar en tercer lugar en intención de voto, tras el zarpazo de Ciudadanos. Con los pensionistas se han situado Margarita Robles, portavoz del PSOE; e Irene Montero, de Unidos Podemos, junto con otros portavoces de partidos políticos.
Robles ha tildado de «inaceptable» que el Gobierno haga propuestas que son «tomaduras de pelo«, y ha reafirmado el compromiso socialista por luchar por unas pensiones dignas, pese a que fue su propio partido el único que las ha congelado.
Irene Montero ha urgido a la necesidad de reformar las pensiones para que suban de acuerdo con la inflación y alcancen al menos un nivel similar al del salario mínimo profesional.
La diputada de En Marea Yolanda Díaz ha dicho que Villalobos no ha hecho ninguna propuesta por escrito de la idea avanzada por Báñez, que en su opinión es «un suicidio» porque supondrá un recorte brutal en las pensiones.
Díaz ha acusado al PP de tener una estrategia «deliberada» para privatizar el sistema público de pensiones y ha calificado de «escándalo» el hecho de que el portavoz del PP en el Pacto de Toledo haya clausurado unas jornadas de la CEOE sobre planes privados de pensiones.

UGT tilda de «revalorización de mierda» la subida del 0,25%

La secretaria confederal de UGT, Adela Carrión, ha criticado «la subida de mierda del 0,25% que ha hecho el Gobierno», al que ha acusado de «maltratar» a este colectivo «que en su mayoría no llega a una pensión de 700 euros». Ha lamentado que la mesa del Diálogo Social esté paralizada al tiempo que se ha quejado de que Báñez no les haya trasladado la propuesta de aumentar el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión.
«Hay muchos parados mayores de 55 años de larga duración que no sabemos cómo van a hacer el tránsito hacia la jubilación», ha recordado. El secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, Carlos Bravo, ha afirmado que los pensionistas continuarán con más movilizaciones para seguir en «la lucha por el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones y la reversión de la reforma de 2013».
Ha criticado que la ministra no les haya concretado la propuesta de negociación que quiere trasladar a la comisión del Pacto de Toledo y ha dicho que primero debe ultimarse con los agentes sociales. Las críticas a Báñez no han cesado por parte de los manifestantes que con pitos y gritos coreaban «Por una jubilación digna», «Referéndum para todo» y «No al factor de sostenibilidad».

Noticias Relacionadas: