Programas del domingo
Puigdemont se cree intocable: Llanera es un juez «prevaricador»

Puigdemont se cree intocable: Llanera es un juez «prevaricador»

09 marzo, 2018
|
Actualizado: 09 marzo, 2018 8:38
|
PUBLICIDAD

El fugado ex presidente de la Generalitat y líder de Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont, se cree intocable desde su residencia en Bruselas y no duda en cargar contra el juez Pablo Llarena, quien ha enviado a prisión a la cúpula separatista por presuntos delitos de sedición.

Puigdemont vuelve a cargar contra el Estado y contra el juez que dictó una orden de busca y captura contra él por los presuntos delitos cometidos, como la celebración de un referéndum ilegal y prohibido y la proclamación de la independencia de Cataluña. «Un juez no puede decidir quién es el presidente de la Generalitat», ha asegurado en una entrevista al subvencionado Punt Avui. «En una democracia, lo decide el Parlamento de Cataluña. ¿Qué se ha creído el señor Llarena?», se ha preguntado.

Puigdemont se erige como juez y parte en un proceso judicial desde su residencia de 4.000 euros mensuales en Waterloo (Bélgica). En caso de que el magistrado decida mantener en prisión a Sànchez «estará prevaricando», ha afirmado el huído ex presidente catalán. Las críticas contra el juez llegan a tal extremo que le acusa del delito más grave que se le puede imputar a un magistrado en el ejercicio de sus funciones.

Según la ley, si un juez prevarica, como el caso de Baltasar Garzón, se enfrenta entre uno a cuatro años de prisión, multa de doce a veinticuatro meses y una pena de inhabilitación absoluta por tiempo de diez a veinte años. Para ello, Puigdemont no ha presentado ni una sola prueba.

Pero ha insistido: «Ante un prevaricador, lo que no podemos hacer es plegarnos», porque «está violando derechos civiles y políticos de un pueblo que se expresó, y de qué manera, el 21 de diciembre», ha asegurado.

Puigdemont no descarta nuevas elecciones

asegurado que una repetición de las elecciones en Cataluña no sería «ninguna tragedia», aunque ha recalcado que esa «no es la prioridad» porque «no lo desea nadie». La principal ruptura de los independentistas salen a relucir con la CUP y su negativa a investir a Jordi Sànchez. En caso de no encontrar un candidato, habría que repetir las elecciones.

«Cuando el mecanismo de la ley prevé que pueda haber elecciones, no es ninguna tragedia», ha señalado, antes de añadir: «Que quede claro que si vamos a elecciones será porque el Estado español no ha aceptado el resultado electoral del 21 de diciembre».

El Estado puede acabar «forzando elecciones» por su «enorme irresponsabilidad», ha denunciado Puigdemont en la entrevista, que se emitirá este viernes íntegra en El Punt Avui TV. Por otra parte, ha advertido de que «para que no se vuelva a producir el engaño sistemático del Estado español es imprescindible» que en una mesa de negociación futura «haya un tercer actor, que verifique lo que hablamos y cómo se implementan los resultados si se llega a un acuerdo».

Compara al Rey con un árbitro, cuando su función es defender la Constitución Española

Asimismo, Puigdemont ha reprochado al rey Felipe VI su discurso posterior a la jornada del 1-O: «Cuando un jefe de Estado incumple su función de árbitro, de moderador, de conciliador, y se posiciona en la dialéctica política de la manera tan violenta como lo hizo, nuestro deber es señalarlo». «Aquel día el Rey perdió Cataluña y dudo mucho que vuelva a ser nunca más bienvenido en Cataluña», ha afirmado. No obstante, el Rey fue muy claro, más cuando tiene el mandato de defender la Constitución Española.

Tampoco se olvida del ex consejero Santi Vila y su libro «De héroes y traidores», ha comentado que «sólo tiene una parte de la historia» porque «él no estaba en el núcleo duro del debate político dentro del Govern» sobre el rumbo soberanista. Puigdemont ha cuestionado el «oportunismo de las versiones en caliente de un proceso histórico que si algo pide es precisamente distancia temporal y emocional» y «más moderación en los análisis».

Noticias Relacionadas: