Rajoy y Puigdemont se reunieron en secreto en enero

Rajoy y Puigdemont se reunieron en secreto en enero

22 febrero, 2017
|
Actualizado: 22 febrero, 2017 8:29
|

Contactos a todos los niveles. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se reunieron en secreto el pasado 11 de enero en La Moncloa.
Durante esa reunión se mantuvo un tono cordial, pero sin acercar posturas sobre cómo se resuelve el desafío independentista, que se propone realizar un referéndum en junio. «Mi posición es la de siempre, quiero hablar de los problemas reales y no de liquidar la ley», ha asegurado Rajoy este miércoles en el Congreso. «Quiero que el señor Puigdemont participe en la Conferencia de presidentes, como lo hace el resto de presidentes autonómicos, porque ahí se habla de asuntos como la financiación, la dependencia, el empleo, los problemas demográficos que hay en España, y creemos que todo eso les importa a los ciudadanos de Cataluña», ha continuado Rajoy.
El almuerzo de enero, según publica La Vanguardia, se mantuvo a petición de Rajoy, mientras Puigdemont niega que hayan existido estos contactos e incluso afirmó que aún no había recibido llamada alguna de Rajoy.

El diario ha asegurado que Puigdemont se mantiene firme en la convocatoria de un referéndum ilegal, que ya ha tumbado el Tribunal Constitucional, y también está judicializado, con la imputación de Artur Mas, ex presidente de la Generalitat, y de las ex consejeras de Gobernación y Educación, Joana Ortega e Irene Rigau, respectivamente, así como también el diputado de la antigua CiU Francesc Homs, éste ante el Supremo.

Durante el encuentro entre el jefe del Ejecutivo y del presidente autonómico no hubo ningún acercamiento ni prebenda para poner fin al desafío separatista

Puigdemont insiste en negociar la fecha de la consulta ilegal, mientras que Rajoy rechaza que se celebre. De hecho, de mantenerse este órdago, Puigdemont podría seguir los pasos judiciales de su predecesor en el cargo.
Rajoy tenía otro objetivo, que no es otro que la presencia de Cataluña en la conferencia de presidentes autonómicos, una cita a la que se negó a ir Puigdemont. La cita fue una semana antes de esta importante reunión donde se debate el nuevo sistema de financiación autonómica. Puigdemont quería llevar el desafío separatista a la reunión e intervenir para explicar el por qué.
Rajoy no vio razonable que en esta reunión se sacara a colación el órdago separatista, por lo que el presidente autonómico declinó ir, dejando a Cataluña sin voz ni voto para la negociación de la financiación de las autonomías, más cuando Cataluña se queja una y otra vez del trato que recibe del Gobierno.
El encuentro se conoce más de un mes después de que haya tenido lugar, y justo después de que el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Milló, dijera este domingo que había contactos entre Gobierno y Generalitat «a todos los niveles», una afirmación que después fue desmentida por el propio Puigdemont, y que ahora le deja en evidencia.

Noticias Relacionadas: