Renzi dice que los test de estrés «benefician a otros países y no a Italia»

Renzi dice que los test de estrés «benefician a otros países y no a Italia»

21 enero, 2016
|
Actualizado: 21 enero, 2016 0:00
|

Roma, 21 ene.- El primer ministro italiano, Matteo Renzi, afirmó hoy que los test de estrés para los bancos europeos utilizan «termómetros extraños» que «benefician a los modelos de negocio de otros países y no a Italia», tras varios días de desplome bursátil del sector bancario de su país.

Los llamados test de estrés son pruebas de resistencia que periódicamente deben superar las entidades bancarias y sirven para medir el estado del sistema financiero de un país.

«Los test de estrés usan termómetros extraños: los bancos alemanes y franceses tienen más derivados que nosotros, pero no son considerados. Hay criterios que ayudan casi siempre a los modelos de negocio de otros países y no a Italia», afirmó Renzi en una entrevista con el programa de televisión italiano Porta a Porta.

Renzi realizó estas declaraciones el mismo día en el que el sector bancario italiano se ha recuperado de las severas caídas que ha acumulado en los últimos días, después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya solicitado informes sobre los créditos de riesgo a algunas entidades italianas.

«En los últimos días se han producido sobre los bancos italianos algunas tensiones difíciles de leer», reconoció Renzi, al tiempo que explicó que confiaba en que los bancos italianos se recuperaran como hoy lo han hecho.

Que el sector bancario haya vuelto a los números verdes en la Bolsa de Milán también ha sido gracias a la comparecencia del presidente del BCE, Mario Draghi, que ha asegurado que en la reunión de marzo la entidad volverá a evaluar su política monetaria.

«Creo que Draghi ha estado muy bien y por eso la cosa ha acabado bien», señaló Renzi en la entrevista.

El primer ministro italiano también se refirió a la deuda que acumula Italia, uno de sus principales problemas que debe superar para volver a crear crecimiento.

«Creo que la deuda italiana está bajo control. Es una deuda muy alta respecto al Producto Interior Bruto (PIB). En la filosofía europea debería ir todo junto, pero la velocidad de reducción de la deuda depende de cuánto sea el crecimiento», aseguró.

Finalmente, Renzi reiteró que las previsiones del Gobierno es que Italia crezca este año un 1,6 por ciento. EFE

Noticias Relacionadas: