El repartidor del "caraanchoa" temía ser víctima de un atraco

El repartidor del "caraanchoa" temía ser víctima de un atraco

23 febrero, 2017
|
Actualizado: 23 febrero, 2017 13:53
|

Sergio Soler, conocido en Youtube como GranBomba, pide una indemnización de 300 euros y una multa de 180 euros por el tortazo que le soltó un repartidor de paquetería, al que insultó primero diciéndole «caraanchoa».
Tras el tortazo el conocido ‘youtuber’, quien se dedicaba a hacer bromas con cámara oculta a base de insultar a las víctimas, ha reclamado una multa superior a la que pide la fiscalía, unos 120 euros por un delito leve de lesiones.
El repartidor ha asegurado en el juez que reaccionó de esa manera al temer que pudiera estar siendo víctima de un robo. En su declaración, el ‘youtuber’, Sergio Soler, ha justificado que colgara en Internet el vídeo de la agresión, que se convirtió en viral, con el argumento de que este tipo de bromas es lo que le pide su «medio millón de seguidores«.
Por su parte, la defensa del repartidor ha pedido al juez la absolución de su cliente tras invocar la atenuante de obcecación y la eximente de legítima defensa. El mensajero acusado de la agresión ha alegado que no es una persona agresiva pero que reaccionó de forma violenta al pensar que le querían «quitar los paquetes» que estaba repartiendo. «Estábamos en plena precampaña de Navidad y había bastante jaleo. Cuando llegué a la nave de la empresa di el parte de lo que me había ocurrido, dije que creía que me habían intentado robar», ha relatado Osorio.

El repartidor le acusa también de denuncia falsa

Su letrado, Carlos Frigola, ha anunciado que va a interponer una querella contra Soler por un delito de injurias y calumnias, pues en un vídeo califica a su cliente de «desequilibrado mental», «amargado», «estúpido», «prepotente» y «delincuente».
Además, el abogado ha pedido al juez que deduzca testimonio contra el denunciante tras sostener que ha incurrido en un delito de denuncia falsa.
«No se lo tomó muy bien y me agredió. Se puso nervioso. Yo me disculpé con él reiteradas veces pero no le dije dónde estaba la cámara porque pensé que podía romperla», ha afirmado el popular ‘youtuber’ en la vista, celebrada en el juzgado de Instrucción 8 de Alicante.

GranBomba asegura que ha tenido que ir al psicólogo

En esta línea, ha mantenido que no quería ofender al repartidor y aunque admite que muchas veces la finalidad de sus vídeos es «enfadar a la gente», nunca ha actuado con «maldad» y únicamente pretende «entretener» a sus «suscriptores». Según su versión, los hechos le han causado diferentes perjuicios pues ha tenido que acudir a un psicólogo y medicarse por la ansiedad que padece, y la gente no para de reconocerle y pararle por la calle, muchas veces para decirle que tenía que haberle «dado dos bofetadas» al ‘youtuber’ en lugar de una.
A preguntas de la defensa, ha señalado que ésta es la primera agresión física que sufría por su actividad en el canal Youtube, aunque el magistrado ha aceptado la reproducción en la sala de diversos vídeos, además del de ‘caranchoa’, en los que se observa que es golpeado o zarandeado por cinco víctimas de sus bromas.
«No creo que dos palabras puedan provocar una agresión. Unas personas se lo toman a veces mejor y otras peor, pero no creo que mis vídeos hagan sufrir a las personas», ha señalado «Mr.Granbomba«, quien a raíz de este incidente ha traspasado su canal en Youtube y ha dejado toda actividad en las redes sociales.
Ha asegurado que no se arrepiente de lo que hizo y ha explicado que él interpretaba «un personaje» en sus vídeos, «un papel de bromista», y luego los cuelga en su canal de Youtube «con el consentimiento de la gente».
«Es mi trabajo. Es lo que me piden mi medio millón de seguidores», ha puntualizado, y ha admitido a continuación haber vendido su canal de Youtube a la empresa ilicitana dedicada a la producción de gafas de sol Hawkers, aunque no ha querido desvelar cuánto dinero ha recibido porque el contrato es «confidencial».
El youtuber GranBomba pretendía hacer una broma de cámara oculta a un repartidor de mensajería. GranBomba preguntó por unas tiendas y acto seguido le insultó “cara anchoa”.
Tras recibir las indicaciones, le responde insultándole “cara anchoa”, momento en el que el trabajador saca su vena agresiva y le propina un guantazo en toda la cara. Sergio Soler, nombre del adolescente alicantino y muy dado a este tipo de bromas, tiene todo el derecho del a denunciar, más tras sufrir una agresión.
El youtuber fue al hospital por los dolores en la mandíbula y el oído. “Es lamentable lo del tío este”, afirmó en youtube. “No hay motivo para agredir a nadie por llamarle cara anchoa”. Tras la polémica encendida en las redes sociales, Soler continuó adelante con la denuncia, mientras el repartidor le denunció por haberle después insultado en las redes.

Noticias Relacionadas: