Reunificar deudas: Todo lo que tienes que saber

Reunificar deudas: Todo lo que tienes que saber

La reunificación de deudas se está poniendo de moda. Y no es para menos, porque es una forma de solventar problemas bastante serios que todos podemos tener en algún momento. Hoy, hablamos de la reunificación de deudas, sus ventajas y para quién se recomienda.

PUBLICIDAD

¿Qué es una reunificación de deudas?

La reunificación de deudas es una de las opciones en el mundo del crédito y de las finanzas familiares más demandadas en los últimos tiempos, y no es para menos. Unificar deudas tiene una gran cantidad de ventajas y puede salvar la economía de más de una familia.

Pero antes de pasar a ver cuáles son esas ventajas, vamos a explicar un poco más qué es exactamente eso de la reunificación de deudas.

PUBLICIDAD

Lo primero que hay que decir de este tipo de servicios es que no lo prestan los bancos, sino que lo hacen otro tipo de empresas financieras, llamadas popularmente “Reunificadoras”. No obstante, puedes negociar este tipo de reunificaciones con tu banco, también. Quizá le interese.

Lo que consigues con este tipo de reunificaciones es, fundamentalmente, simplificar y abaratar el pago de cuotas de deudas que tengas pendientes. Vamos a poner un ejemplo y así seguro que se ve todo mucho más claro:

Imagina que tienes una hipoteca, también tienes que devolver un crédito que pediste para abrir un pequeño negocio y, además, tienes las letras de la televisión y del coche. En ese caso, estás pagando mensualmente cuatro cuotas de cuatro deudas diferentes.

Mediante la reunificación de deudas lo que haces es juntar esas cuatro deudas y pagar una única cuota mensual. Y, para más señas, esa cuota mensual acaba siendo inferior que la suma de las cuatro cuotas por separado.

PUBLICIDAD

Lógicamente, esto tiene cierto truco (al fin y al cabo, nadie te va a ofrecer ese servicio sin ganar dinero de alguna manera). ¿En qué consiste ese truco? Básicamente, en que el plazo de amortización se alarga.

Imagina que esas cuatro cuotas vencían todas a la vez dentro de 5 años (obviamente esto es muy raro, pero es por simplificar la explicación). Lo que haces con la reunificación de deudas es alargar ese periodo a 10 años.

De esta forma, puedes pagar una menor cantidad mensual a cambio de pagar más en el total, alargando el plazo en el que amortizas totalmente la deuda. Y ahí está el beneficio de la empresa que te presta el servicio.

¿Cuáles son los beneficios de reunificar una deuda?

Ahora, ¿cuáles son los beneficios de reunificar deudas? Bueno, pues vamos a ver los cuatro beneficios principales:

  1. Menor cuota: La primera de las ventajas (y la más importante) es que la cuota que pagas es sustancialmente menor. Por ejemplo, podías estar pagando 1000€ por la suma de todas las deudas que tenías pendientes, y, tras la reunificación, pagar solamente 600€. Este punto es el más relevante.
  2. Menor tipo de interés: El tipo de interés que pagas también suele reducirse, especialmente si optas por una nueva hipoteca. Eso sí, ten en cuenta que esto no significa pagar menos. A largo plazo, como hay más meses que pagas tu cuota, el monto es mayor.
  3. Menor quebradero de cabeza: Este es otro punto importante. En lugar de ir de un banco a otro devolviendo créditos, lo tienes todo centralizado en una única deuda que te ahorra preocupaciones y dolores de cabeza. La comodidad también hay que valorarla, ¿no crees?
  4. Elección del plazo de duración: Por último, una gran ventaja de las reunificaciones de deuda es que te permiten elegir el plazo de duración. Es decir, puedes elegir cuánto alargas la amortización de la deuda total, con lo que tienes control del monto de las cuotas que tienes que pagar.

¿Es recomendable para todo el mundo?

Esta es la pregunta del millón. Muchas personas pueden haber pensado que esta es la solución para todos sus problemas, pero tienes que tener en cuenta que, aunque parece muy beneficioso, lo cierto es que no siempre lo es.

¿En qué casos sí es beneficioso y es recomendable que contrates este servicio? Lógicamente, cuando no puedes hacer frente a las cuotas. Si te han reducido el sueldo y ya no estás cómodo pagando 1000€ en deudas, es recomendable que optes por la reunificación hasta una cantidad que sí puedas pagar.

Sin embargo, si no tienes problemas para pagar la suma de las cuotas tal y como estás ahora mismo, no tiene sentido que hagas la reunificación, porque, a largo plazo, acabarás pagando más. Y, si no tienes problema para hacer frente a las cuotas, no merece la pena pagar más a lo largo de los próximos años.

Como puedes ver, la reunificación de deudas es una opción de lo más interesante en multitud de casos. Esperamos que esta información te haya resultado útil y le saques el máximo partido. ¡Quizá en algún momento tú también necesites unificar tus deudas!

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®