Reyes Calderón, la clave de la caída de Ron y la llegada de Saracho

Reyes Calderón, la clave de la caída de Ron y la llegada de SarachoReyes Calderón, escritora y consejera del Banco Popular

Reyes Calderón urdió un plan porque no estaba de acuerdo con la gestión de Ángel Ron y con la excusa de que defendía los intereses del banco y de sus accionistas. Seis meses después de liquidar a Ron, el Banco Popular ha quebrado y los accionistas se han arruinado.

PUBLICIDAD

El papel de Reyes Calderón, la exconsejera coordinadora independiente del Banco Popular, es clave para entender la quiebra de la que no hace pocos años era la entidad más solvente y rentable no sólo ya del sistema bancario español, sino de toda Europa. Hoy, 7 de junio de 2016, ha sido comprado por el Banco Santander por un euro, cuando en noviembre del año pasado el BBVA ofreció 6.700 millones.

Fue precisamente en noviembre de ese año cuando Reyes Calderón se pusó manos a la obra con su plan para desbancar a Ángel Ron de la presidencia del Banco Popular.

Para ello, contrató al prestigioso despacho de abogados Alemany, Escalona & de Fuentes, como presidenta de la Comisión de Nombramientos y Gobierno del banco, para que le ayudaran en el proceso de relevo. Calderón, doctorada en Económicas en la Universidad de Navarra y profesora en esa facultad, fue la que pilotó el relevo de Ron, de acuerdo con los accionistas mexicanos representados por Antonio del Valle, y la que trató el asunto con el Banco de España.

PUBLICIDAD

Se da la casualidad que uno de los socios de ese bufete es José Antonio Escalona, que también estuvo en Uría Menéndez, fue director general adjunto de Alianzas y Adquisiciones de Telefónica y actualmente es secretario del consejo de Indra, de Flex, de Ence y de Titania, editora de El Confidencial, entre otros cargos. En ese sentido, llamá la atención la beligerancia de este medio contra Ángel Ron cuando todavía era vicepresidente y la beligerancia que ha tenido de nuevo con el Banco Popular cuando Reyes Calderón perdió el favor de Emilio Saracho.

Reyes Calderón, que también es novelista, ha escrito la página más negra de la historia del Banco Popular.

Asesorada por el despacho de Alemany, Escalona & de Fuentes se presentó una tarde de noviembre en el Banco de España como la lideresa del grupo de consejeros independientes del Banco Popular solicitando al gobernador Luis María Linde el apoyo a su plan de sucesión al frente del Banco Popular, que dió lugar al nombramiento como presidente de Emilio Saracho.

Maniobras en el consejo para destituir a Ron

La consejera independiente coordinadora (CIC) fue maniobrando en el consejo del Popular para asegurarse el respaldo de la mayoría suficiente de los distintos integrantes del organo de gobierno del banco.

PUBLICIDAD

Linde, tras conocer las intenciones de Reyes Calderón, contactó con la alta dirección del Banco Popular, recibiendo la negativa de Ron al relevo. Fue entonces cuando la presión de determinados medios como elconfidencial.com o Expansión subieron la presión sobre Ángel Ron que fue perdiendo apoyos en el seno del consejo y dimitió por no dañar más al Banco Popular que había dirigido desde octubre de 2004 ante la gran presión mediática que sufría la entidad.

El relevo en la presidencia, aunque ya era conocido en diciembre de 2016, se produjo en la junta de accionistas del pasado mes de febrero. Emilio Saracho, exvicepresidente de JP Morgan para la zona EMEA, se hizo cargo del banco y comenzó su hundimiento.

Desde que Reyes Calderón junto al consejero de las familias mexicanas Antonio del Valle mostraron sus diferencias con Ángel Ron comenzaron a aumentar las posiciones bajistas en el banco de los fondos más especulativos del mercado, los grandes responsables de la caída del valor en Bolsa.

A finales de octubre del año pasado, las posiciones bajistas en el Popular alcanzaban ‘solo’ el 6,3%, una presión que fue aumentando mes tras mes, hasta el 9,52% de principios de enero, y sobrepasó de golpe el 11% a mediados de febrero de 2016. La llegada de Saracho se produjo el día 20 de ese mes. Desde entonces, el Popular llegó a un máximo del 12,37% en posiciones cortas.

Antes de que Reyes Calderon comenzase su plan para acabar con Ángel Ron, la acción valía en Bolsa 0,80 euros. Su último cambio, que queda para la historia, es de 0,317, el 60% menos. De un Banco, que realizó una ampliación de capital de 2.500 millones con una sobredemanda de más de 3.400 millones en junio de 2016, se ha pasado de la mano de Emilio Saracho y del plan urdido por Reyes Calderón a una entidad que sólo vale un euro, arruinando a miles de inversores, muchos de ellas familias tradicionales de accionistas de la entidad, entre los que se incluyen a trabajadores que suscribieron la ampliación de capital del año pasado con créditos facilitados por el propio Popular.

 

ONE COMMENT ON THIS POST To “Reyes Calderón, la clave de la caída de Ron y la llegada de Saracho”

  1. Avatar J dice:

    Quièn ha provocado la bajada en bolsa y la huida de depósitos¿ Opiino que ha habido un plan torticero para depreciar la acción al máximo. Un plan orquestado que buscaba este final
    El gran beneficiado: el Santander. Anuncia ampliación y no baja …por algo serà