¿Cómo logra Apple patentar sus productos en secreto?

¿Cómo logra Apple patentar sus productos en secreto?

18 octubre, 2016
|
Actualizado: 18 octubre, 2016 17:00
|

Cómo consigue Apple no desvelar sus nuevos productos hasta el día de la keynote, es una de las grandes incógnitas del mundo de la tecnología.

Las compañías tecnológicas consiguen mantener la expectación alta sin que nadie se entere de lo próximo que van a presentar, excepto Jamaica, aunque parezca extraño esto tiene su explicación, como desvela Applesfera. La Ley de Marcas de Estados Unidos recoge que es posible mantener en confidencialidad las solicitudes de registro durante seis meses.

Uno de los apartados de esta Ley expone que este registro se puede hacer en otros países. Por ello, muchas de las compañías tecnológicas presentan sus patentes en países donde no existe una base de datos pública de las patentes registradas, siempre a través de empresas ficticias.

Jamaica es un buen ejemplo de estos países en los que no existe un acceso directo a las solicitudes presentadas. Apple ha jugado con esta licitud y ya ha presentado 343 solicitudes en la isla caribeño. Además, hay hasta un total de 65 países en el mundo que no cuentan con una base de datos online de las marcas registradas.

Apple patenta marcas de sus productos en el extranjero con el objetivo de mantenerlos en secreto durante 6 meses

El gigante de Cupertino se aprovecha de algunas lagunas en las leyes americanas para mantener ocultos sus productos, al igual que muchas otras empresas del mismo sector. Siempre hay filtraciones, como ocurrió con los AirPods. Su nombre fue filtrado un año antes de su lanzamiento oficial.

No obstante, este tipod e trampas no evitó que el Tribunal Supremo de EEUU mediase durante una audiencia en la guerra de patentes entre Samsung y Apple, una disputa en la que la compañía de la manzana acusa a su rival de haberle copiado las esquinas redondeadas y otros aspectos del diseño de sus teléfonos iPhone.

En una audiencia de una hora y media, los jueces del Tribunal Supremo se mostraron dubitativos sobre si Samsung debe pagar 399 millones de dólares a Apple, su principal competidor, por haber copiado algunas partes del diseño de sus teléfonos, un castigo estipulado por instancias judiciales inferiores.

Noticias Relacionadas: