La perla de Salgado: "El Plan E pararía el golpe de 2009"

La perla de Salgado: "El Plan E pararía el golpe de 2009"

11 enero, 2018
|
Actualizado: 11 enero, 2018 11:47
|

Elena Salgado, la ex ministra socialista de Economía y Hacienda con José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado su versión sobre la crisis que asoló España en 2008 y ha dejado perlas durante su comparecencia en el Congreso: «En algo hemos contribuido a preservar el futuro de España».
Según la versión de Salgado, que en teoría debe decir la verdad como compareciente, el Gobierno del PSOE trató de gestionar la crisis económica con el fin de proteger a España de un rescate y ha reconocido que pudo haber «errores«, pero también «aciertos».
Durante su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga el origen de la crisis y el rescate bancario, Salgado ha dicho que tuvo que enfrentarse durante dos años y medio (2009 a 2011) a la crisis económica más grave de los últimos setenta años, y que las medidas que adoptó el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero intentaron proteger el desempleo y las prestaciones sociales. Con el PSOE en el poder, el paro alcanzaba los 6 millones y la tasa de paro se situó en niveles históricos, con cifras que solo rivalizaron con la rescatada Grecia.
Ha explicado que los objetivos prioritarios durante el mandato de Zapatero fueron limitar el coste para el erario público de los recursos requeridos para ayudar a las entidades financieras en crisis, sostener los servicios públicos y el Estado de Bienestar y afrontar la crisis conjuntamente con el resto de gobiernos europeos. «Proteger a España de un rescate, que como sucedió en otros países europeos, habría tenido efectos desastrosos para la población y comprometido nuestro futuro como país», ha indicado que fue objetivo principal.
Salgado ha señalado que «en parte lo logramos y en parte no, porque las circunstancias no pudieron ser más adversas», y ha admitido que «sería insensato mostrar satisfacción».
«Deseo pensar que en alguna medida contribuimos a preservar el futuro de España y a paliar el sufrimiento de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad».

Salgado justifica aún el despilfarro, pese a que Solbes lo ha criticado con dureza

Pese a que Pedro Solbes, el antecesor de Salgado, criticó este miércoles el despilfarro del Plan E, la ex ministra socialista ha justificado el despilfarro de los más de 8.000 millones que costó. Como ejemplos, algunas vallas publicitarias de las obras costaban más que la obra en sí. Esta medida, según Salgado, fue «de choque» que «amortiguó» la destrucción de empleo algunos meses y que sirvió para dar servicios públicos y facilidades a personas discapacitadas.
Salgado ha criticado a los que dicen «con frivolidad, que las obras no sirvieron para nada», y ha señalado que al menos se destinaron 500 millones de euros a hacer accesibles muchísimos centros de España y dar facilidad a personas discapacitadas.
Salgado ha respondido así a la pregunta del diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre que ha criticado duramente el Plan E, al considerar que no fue efectivo a la hora de atajar la crisis ni para incentivar el empleo, ya que se dedicó un presupuesto a obras que no eran del todo necesarias. La ex ministra ha explicado que este plan fue una medida de choque temporal que retrasó la destrucción de empleo y que se llevó a cabo ante la petición del G20 de que se destinara entre el 1,5% y el 2% del PIB a medidas de estímulo temporal.
«Examinemos las circunstancias en las que se puso en marcha», ha pedido a De la Torre. Ha recordado que el déficit se reduce en 2010 y se elige esa medida porque son proyectos de infraestructuras que tienen menor intensidad de empleo por su falta de cualificación y exige un tiempo corto de diseño, además de que se trata de la mano de obra que se destruyó en la primera fase de la crisis.
«Las medidas tenían que ser inmediatas», ha afirmado tras argumentar que alguien pudo haber visto la crisis en 2010, pero la de 2011, yo no conozco a ninguna que la viera», ha puntualizado. Salgado ha reiterado que pensó que el Plan E pararía «el golpe del año 2009«.

Niega que haya llamado a empresarios para invertir en Bankia

La exministra de Economía socialista Elena Salgado ha negado tajantemente haber realizado llamadas a empresarios o banqueros para que compraran acciones de Bankia en su proceso de salida a Bolsa.
«Suelo decir la verdad y le digo que hice cero llamadas», le ha dicho Salgado al diputado de ERC Joan Capdevila durante su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera y el rescate bancario.
Capdevila le ha interpelado por las posibles llamadas de la exministra para convencer a grandes empresarios y banqueros a que acudieran a la salida bursátil de Bankia, que la exministra vivió en primera persona en julio de 2011.
Salgado, que no ha mencionado el proceso de salida de bolsa de Bankia durante su primer discurso en esta comisión de investigación ha señalado en el turno de preguntas que «si hay una persona con cara y ojos que dice que yo le llamé le recomendaría a usted que no le compre ni un coche usado ni un coche nuevo».
Asimismo, ha incidido en que en su época hubo absoluta independencia también del gobierno y los órganos reguladores y ha afirmado que no se inmiscuyeron en las tareas que tenían que hacer. «En mi época hubo una absoluta independencia como marca la ley y además ése es el modelo en el que yo creo», ha puntualizado
Salgado ha dicho que le vale con decir que «todos los supervisores han dicho que no recibieron ninguna indicación del Gobierno». «No era una cuestión de nuestra competencia», ha reiterado. Capdevilla, ha recriminado a Salgado si es consciente del coste que supusieron sus decisiones sobre las personas que perdieron sus ahorros, los puestos de trabajo destruidos y las familias desahuciadas.
Por otra parte, el portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Hacienda y Función Pública, Francisco de la Torre, también se ha interesado por las gestiones que pudo hacer Salgado cuando se publicó la lista «Falciani» y la Agencia Tributaria envió cartas a los contribuyentes que salían en ese documento, entre ellos miembros de la familia Botín.
La exministra ha negado haber llamado al expresidente del Banco Santander o que él mismo también le llamara y ha dicho que las conversaciones que podía mantener con el señor Botín siempre se referían a la situación financiera.
«Si algo ha caracterizado mi actuación pública es el respeto absoluto a las personas y cada uno y a la Agencia Tributaria», ha afirmado, tras señalar que Hacienda también tuvo respeto hacia ella.

Noticias Relacionadas: