Sánchez se lava las manos: se tapa los oídos con las CCAA y la boca con la caja b de Podemos

Sánchez se lava las manos: se tapa los oídos con las CCAA y la boca con la caja b de Podemos

26 agosto, 2020
|
Actualizado: 26 agosto, 2020 1:22
|
PUBLICIDAD

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este martes, que las comunidades autónomas que consideren necesario declarar el estado de alarma en parte o en todo su territorio pueden solicitarlo y contarán con el apoyo del Ejecutivo para hacerlo, al mismo tiempo que ha librado a Unidas Podemos de una investigación en el Congreso sobre su financiación ilegal, es decir, por la caja b. No hay nada como predicar con el ejemplo.

Pedro Sánchez ha rehusado a su responsabilidad como presidente del Gobierno de España, cargo al que llegó por la puerta de atrás y sin ganar unas elecciones generales en 2018 y que ahora se mantiene con el apoyo de la extrema izquierda, nacionalistas, separatistas y proetarras, con el siguiente argumento: «Si un presidente autonómico considera que necesita este instrumento (…) el Gobierno de España se abre a darles esta capacidad», ha dicho Sánchez en una declaración institucional tras presidir el primer Consejo de Ministros, en la que ha anunciado que Defensa cuenta con 2.000 militares a disposición de las comunidades como «rastreadores» para colaborar a frenar la pandemia del coronavirus.

Los instrumentos legales que existen para hacer frente a la pandemia son «suficientes», de acuerdo con el jefe del Ejecutivo, que ha incidido en que las comunidades tienen a su disposición la herramienta legal del estado de alarma, «útil y necesaria» en casos de extrema gravedad como la pandemia y la posibilidad de pedir su declaración.

En caso de que lo hiciesen, los presidentes autonómicos correspondientes serían los que tendrían que comparecer ante el Congreso para dar cuenta de la situación y, eventualmente, solicitar prórrogas.

Sánchez ha aclarado, no obstante, que «hablar de estado de alarma no es hablar de confinamiento» y ha añadido que hay distintos estados de alarma, tal y como se puso de manifiesto durante las distintas fases de la desescalada.

El propósito del Gobierno, ha puntualizado, es proporcionar todos los medios materiales, digitales y jurídicos a las comunidades autónomas, que son las competentes en el ámbito sanitario para hacer frente a la pandemia ejerciendo la plenitud de sus competencias. Sánchez, como se ve, opta por lavarse las manos.

El PSOE de la transparencia… y de Filesa y los ERE, y de los curos de formación a parados… salva la caja b de Podemos

Unidas Podemos ha contado este martes con el respaldo del PSOE y de los grupos independentistas y nacionalistas para conseguir que el Congreso rechace la comparecencia del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, sobre una supuesta financiación ilegal de su partido.

Los grupos del PP y de Cs habían registrado dos solicitudes de comparecencia de Iglesias en una sesión extraordinaria del pleno y en otra de la Comisión de Asuntos Sociales. La Diputación Permanente, el órgano parlamentario que se reúne en periodos inhábiles como los meses de julio y agosto, las ha rechazado.

El PP ha dado relevancia a esta petición al ser la nueva portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, la encargada de defender la posición del partido. El líder, Pablo Casado, la ha acompañado en el que ha sido su estreno en el cargo.

Además de Cs, sólo Vox se ha unido al respaldo a ambas solicitudes.

La suma de sus votos (29 en la Diputación) no ha permitido que la comparecencia saliera adelante, ya que Unidas Podemos ha contado con los del grupo socialista y con los de otras formaciones como el PNV, ERC, JxCat, Compromís o EH Bildu (37 en total).

Gamarra ha explicado que su grupo ha promovido las explicaciones de Iglesias sobre los indicios de financiación irregular de Podemos porque es uno de los artífices de la «desconfianza» que infunde España en estos momentos, así como de la «falta de respeto a las reglas constitucionales».

Los «casos judiciales» que estrechan «cada vez más» el cerco a Podemos hablan de presuntos delitos de blanqueo de capitales, administración desleal, fraude electoral o falsedad documental.

Como «el tiempo a Iglesias se termina», el PP cree que es el momento de que Iglesias dimita, ha añadido la portavoz del PP. Y si no dimite, que sea el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien le cese.

Ciudadanos está de acuerdo en la necesidad de que Iglesias dé explicaciones sobre los «indicios» de tantos posibles delitos. «Sobran los motivos» para que comparezca, ha dicho su diputado Guillermo Díaz.

Desde Vox, el diputado Ignacio Gil Lázaro ha lamentado que el «discurso victimista» de la formación «morada», para la que las acusaciones obedecen a un «montaje» de un sector de la judicatura, ya «ofende a la inteligencia».

«La complicidad del grupo socialista», además, resulta «patética», ha añadido el representante de la formación de Santiago Abascal.

No ha habido más manifestaciones de apoyo. La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha rechazado las peticiones que defendían un pleno extraordinario con la comparecencia de Iglesias, pero no la que se celebraría en la Comisión de Asuntos Sociales, ante la que se ha abstenido.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD