Un ciudadano se cuela en la foto de Homs con la bandera de España

Un ciudadano se cuela en la foto de Homs con la bandera de España

27 febrero, 2017
|
Actualizado: 27 febrero, 2017 13:54
|

Poco más de 100 independentistas catalanes han acompañado a Francesc Homs a declarar al Tribunal Supremo en Madrid por la consulta ilegal del 9N.
Han asistido la expresidenta Neus Munté, o consellers como Raül Romeva; del PDeCAT, su portavoz Jordi Turull; de ERC los diputados Joan Tardá, Gabriel Rufián o Ester Capella; de En Comú Podem, el parlamentario nacional Marcelo Expósito. También se ha dejado ver Lluis Llach, pero nadie de la CUP.
Por encima de todos ellos, el expresident Artur Mas, de nuevo protagonista de la jornada. Mañana declara él ante el Supremo como testigo.


También ha acudido el portavoz del PNV, Aitor Esteban, o la diputada de Bildu, Marian Beitialarrangoitia.
Los gritos de “independencia” han estado solapados por otros de unidad y banderas de España. Un ciudadano se ha colado con una bandera de España en la foto de Homs, acompañado de los soberanistas que han viajado a Madrid para hacer la ‘marcha’ hasta llegar al Supremo.
Los cánticos contra la independencia y gritos de «Viva España», coreados por personas que ondeaban banderas españolas, han acompañado a Homs hasta la puerta del Supremo.
Cruzaron la calle de Alcalá, pasaron por delante de la sede del Ejército de Tierra, miraron de reojo la plaza de Cibeles (engalanada con banderas de España) y anduvieron por un tramo del paseo de la Castellana.
Por ello, pasadas las 9.30 horas, la marcha llegó al Supremo, encabezados por Homs, su mujer y Artur Mas. Allí la Policía había organizado varios desfiladeros de vallas para que no hubiera desorden en los accesos.

«Hubiera convocado 9N aún sabiendo que sería declarado inconstitucional»

«El TC sentenció en 2015 que el Estatuto de Autonomía no amparaba la consulta alternativa y que era una convocatoria fuera del ámbito de sus competencias. ¿Si hubiera conocido esa sentencia, hubiera actuado igualmente?», le ha preguntado el fiscal.
Y Homs ha respondido que «absolutamente sí, yo lo hubiera vuelto a hacer». Pero ha aclarado que actuaría así porque considera que, al hacerlo, no estaría incurriendo en un delito de desobediencia y tampoco en otro de prevaricación.
En respuesta al fiscal Homs se ha referido a su reciente denuncia contra Mariano Rajoy por desobedecer la doctrina del TC en una materia concreta, la concesión de subvenciones a cargo del IRPF. Pidió a la fiscalía que promoviera una querella contra el presidente del Gobierno por desobediencia al TC.
La denuncia de Homs se refería a una reciente sentencia en la que el TC le reprochaba al ejecutivo central que, en materia de subvenciones, invadiera las competencias catalanas. El TC le recordó al Gobierno de Rajoy que «la lealtad constitucional obliga a todos».
Hay «10 sentencias» del TC que el Gobierno central ha desobedecido en esta materia, decía Homs en su denuncia contra el Gobierno por desobediencia al TC. Pero el fiscal no vio delito.
«Ustedes admiten que el Gobierno de España incumple sucesivas sentencias, pero no ven motivo para presentar una querella. Es una argumentación que yo me voy a guardar para utilizarla en los próximos tiempos», le ha espetado Homs al fiscal.
Así, según él, el proceso participativo pudo suponer una invasión de competencias, pero no un delito de desobediencia y, consiguientemente, una prevaricación.
Más aún cuando la providencia del TC contra el proceso participativo no fue clara y en ningún caso le apercibió de que podía estar incurriendo en desobediencia, a pesar de que el Gobierno central pidió que así lo hiciera. Ha recordado que, de hecho, la Generalitat pidió una aclaración al TC «y esa aclaración no se produjo».
Homs ha señalado las diferencias entre la prohibición expresa del TC de la consulta convocada formalmente para el 9N y la segunda providencia, la referida al proceso participativo, el que finalmente se celebró.
El gobierno catalán cumplió la primera prohibición pero, no teniendo claro que se le prohibía la segunda celebración del proceso el 9N, decidió ponerlo en práctica teniendo en cuenta otros factores, como los derechos políticos de los catalanes.
En ese contexto se ha referido a uno de los elementos esgrimidos en su contra, su respuesta a un proveedor de la Generalitat aclarándole que no existía una suspensión del proceso. «Sin los trabajos de ese proveedor no se habría podido celebrar la consulta», ha señalado el fiscal.
Y Homs ha respondido que el hecho de que un proveedor de la Generalitat tuviera dudas sobre lo que había que hacer es coherente con su tesis de que la prohibición del TC no fue clara.
A preguntas de su abogada Homs ha recordado que la respuesta del Gobierno de España a la convocatoria del 9N fue de «menosprecio y ridiculización» frente a «la dignidad del pueblo de Cataluña y los derechos de sus ciudadanos».

Noticias Relacionadas: