Programas del sabado
Sin Presupuestos no hay pensiones, según Valerio, mientras la ‘hucha’ de la Seguridad Social pierde dinero

Sin Presupuestos no hay pensiones, según Valerio, mientras la ‘hucha’ de la Seguridad Social pierde dinero

09 octubre, 2018
|
Actualizado: 09 octubre, 2018 17:01
|
PUBLICIDAD

Valerio ve «incuestionable» que el Presupuesto aporte fondos a las pensiones. La ministra reconoce que las coitzaciones de los trabajadores no cubren las prestaciones de los jubilados. Su secretario de Estado, Octavia Granado, ha afrimado, por su parte que sólo quedan poco más de 8.000 millones que se van menguando por sus inversiones en la deuda pública con rentabilidades negativas.

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha defendido hoy que «es incuestionable» que el sistema de pensiones vaya «a necesitar una inyección vía Presupuestos Generales del Estado» el próximo año.

«Puede haber debate sobre impuestos generales o impuestos especiales ‘ad hoc’ para las pensiones», ha admitido durante su intervención en un almuerzo-coloquio organizado por el Club Siglo XXI, pero será necesario completar las cotizaciones con nuevos ingresos a la Tesorería General de la Seguridad Social.

Además, ha reconocido que el próximo año será necesario recurrir de nuevo a un crédito a la Seguridad Social para financiar las pensiones, si bien ha confiado en que sea menos cuantioso que el de este año.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha avanzado hoy que el futuro impuesto a las transacciones financieras se dedicará en su totalidad a financiar la Seguridad Social.

«Solo con cotizaciones no se puede mantener en este momento el sistema público de pensiones», ha zanjado Valerio, al tiempo que ha reiterado «el compromiso inquebrantable» del Gobierno con el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones.

La mejora del empleo es un «punto de partida» para garantizar la sostenibilidad del sistema, ha señalado, por que si este empleo es precario «es insuficiente para revertir el deterioro», ya que la devaluación salarial ha mermado la cotización media en 210 euros desde que arrancó la crisis.

«Sé que va a ser muy difícil reorientar el barco en un año», ha añadido Valerio en referencia a que la sostenibilidad del sistema no se garantizará con una única medida, pero «poquito a poco hay que irlo reorientando».

En cualquier caso, Valerio ha insistido en que el sistema de pensiones no tiene un problema de gasto, que está por debajo de la media europea, sino de ingresos, ya que hasta el pasado año se requirieron 90.000 millones adicionales para pagar las pensiones, que procedieron de la «hucha» y préstamos, entre otras vías.

Ha repasado las medidas adoptadas por el Gobierno en materia laboral, junto a iniciativas como el anunciado plan de creación de empleo joven, que se presentará este año, o un plan específico para parados de larga duración, así como la intención de que la cotización de autónomos se adecúe a los ingresos reales.

En materia de migraciones, ha subrayado que la llegada de inmigrantes «tienes que ser segura, legal y ordenada» y que para lograr este objetivo son necesarios «los recursos de toda Europa».

También ha asegurado que el Gobierno trabaja para «facilitar el retorno de aquellas personas que tuvieron que hacer las maletas durante la crisis», con la intención de recuperar el «talento, el esfuerzo, la experiencia» de estos jóvenes.

El Fondo de Reserva pierde dinero

El fondo de reserva de la Seguridad Social cuenta en la actualidad con 8.061,56 millones de euros, una cifra que se sitúa por debajo de los 8.085 millones que tenía a cierre de 2017, debido a que las rentabilidades de los valores en los que está colocado son negativas.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, ha comparecido hoy ante la comisión parlamentaria de Pacto de Toledo, donde ha asegurado que la llamada «hucha de las pensiones» cuenta con «algo más de 8.000 millones de euros».

Granado ha explicado que el fondo de reserva está invertido en activos de deuda pública que tienen una rentabilidad negativa desde mediados de 2017, «equiparable a la que tenía a principios de 2003», por lo que su situación actual «es de todo menos halagüeña».

La cartera de activos que forman parte del fondo de reserva están invertidos exclusivamente en deuda pública española con vencimientos a muy corto plazo, que ha tenido en el último año rentabilidades negativas desde el 0,1 % y el 0,4 %.

Granado ha atribuido esta política de inversión al anterior Gobierno del PP y ha asegurado que «habría sido posible tener otras previsiones» más «razonables», invirtiendo una parte a largo plazo y otra parte a corto, algo que «habría exigido tener una planificación».

Desde los 67.000 millones de euros que tuvo en el año 2011, tras las aportaciones realizadas durante años, del fondo de reserva se han detraido 74.000 millones para el pago de pensiones, una cuantía mayor de la aportada porque se han ido añadiendo al mismo los rendimientos financieros obtenidos de su colocación en deuda

«En estos momentos, la actual Administración no comparte en modo alguno los criterios que utilizó la Administración anterior ni sus previsiones», ha dicho Granado, quien se ha mostrado «más optimista», si bien ha reconocido el fondo de reserva tiene un problema de financiación.

Así, ha insistido en que si en 2016 y 2017 se hubieran realizado inversiones a dos años vista del dinero que no se iba a utilizar del fondo de reserva, «podríamos haber tenido rentabilidades no negativas».

Este es un ejercicio «atípico», ha dicho Granado, porque inicialmente había «una senda de estabilidad, luego en la práctica se modifica y se presenta un presupuesto que ya no cumple con la senda aprobada, y luego -la Seguridad Social- tiene un volumen de déficit que no cumple ni la primera senda ni la segunda».

De esta forma, el secretario de Estado ha tratado de explicar que el actual objetivo de déficit para 2018 de la Seguridad Social no coincide con el avanzado en el cuadro macroeconómico (1,1 %), si no que contempla uno superior (cercano al 1,6 %) tras incorporar el impacto de 1.800 millones de euros derivados de la subida de las pensiones de este año y de la mejora de la de viudedad.

La mejora de los ingresos de la Seguridad Social vendrán de la mano de la recaudación por cotizaciones, gracias a que «los salarios suben» tras el acuerdo de negociación colectiva alcanzado en junio por patronal y sindicatos, por lo que ha pedido a los diputados que «no minusvaloren el diálogo social».

De cara al futuro, ha dicho que «las pensiones las vamos a cuadrar pero vamos a tener que aplicar imaginación contable para solucionar un problema que se creó cuando se aprobó una medida que obligaba a gastar más sin establecer cómo ingresar también más».

Por otro lado, ha asegurado que, a su juicio, no tiene sentido poner limites de no disposición, lo que tiene sentido es una política más prudente con el fondo de reserva, ha añadido. 

 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD