Las start-ups son en España menos internacionales que en la UE, según estudio

Las start-ups son en España menos internacionales que en la UE, según estudio

03 marzo, 2016
|
Actualizado: 03 marzo, 2016 0:00
|

Berlín, 3 mar.- Las empresas emergentes españolas son más maduras y algo menos masculinas que sus homólogas europeas, pero están menos internacionalizadas y emplean a menos personal, según el primer Monitor de Start-ups Europeas (ESM) presentado hoy en Berlín.

El informe, que cubre a más de 2.300 empresas emergentes con más de 31.000 trabajadores en todos los países de la UE, traza un perfil sobre las características de este tipo de empresas de menos de diez años, enfoque tecnológico y gran potencial económico.

El estudio «aporta una visión sobre importantes características» de las start-ups del continente y sus principales «desafíos» de futuro, además de sentar las «bases» para el diálogo con la política y la industria, explicó en la presentación del documento Florian Noell, presidente de la Asociación Alemania de Start-ups.

Las empresas emergentes españolas destacan al ser, a nivel europeo, las que más señalan como retos «crecer» (19,8 %) y «atraer capital» financiero (19,4 %).

No obstante, también se distinguen en la comparación por un relativo optimismo: estiman que en los próximos doce meses van a contratar a más trabajadores y van a adentrarse en más mercados exteriores que sus homólogas europeas.

Así, si el promedio europeo de nuevas contrataciones a un año vista es de 6,8 trabajadores, el español se eleva a los 8,5 empleados; y si en Europa el 81,6 % de las empresas emergentes cuenta con un plan de internacionalización a corto plazo, en España esa tasa se eleva al 91,4 %.

Además, las start-ups españolas tienen una media de edad de 3,8 años, mientras que la edad media de este tipo de empresas en la UE se sitúa en los 2,5 años.

Sus fundadores, por su parte, son algo mayores que sus colegas europeos: mientras en España el 43,6 % tienen entre 25 y 34 años, y el 36,2 % entre 35 y 44, en Europa el 48,2 % tienen entre 25 y 34, y el 29,3 % entre 35 y 44 años.

Además, en Europa la tasa de fundadores hombres se eleva hasta el 85,4 % (14,7 % de mujeres), cuando en España los hombres que inician empresas emergentes suponen el 84 % del total (16 % de mujeres).

En este apartado hay diferencias notables dentro de la UE, según recoge este estudio, entre el 100 % de fundadores de start-up hombres en la República Checa y el 66,7 % en Suecia.

Las empresas emergentes en España también se distinguen de la media europea por el número de empleados tras dos años y medio en funcionamiento, ya que mientras el promedio en los Veintiocho es de 12,9 trabajadores por start-up, en España esta cifra se sitúa en los 7,4.

Además, destaca que la proporción de trabajadores nacionales es en España (86,3 %) bastante más elevada que la tasa media de la UE (68,3 %).

España se mueve en los valores promedio del bloque en otras variables que recoge el estudio, como en la tasa de fundadores de origen nacional (87,2 % frente a 88 %) y en porcentaje de empresas que venden en el extranjero (47,7 % frente a 49 %). EFE

.
Noticias Relacionadas: