Sudáfrica retiene a un pesquero chino por navegar ilegalmente en sus aguas

Sudáfrica retiene a un pesquero chino por navegar ilegalmente en sus aguas

17 mayo, 2016
|
Actualizado: 17 mayo, 2016 0:00
|

Johannesburgo, 17 may.- Un pesquero de bandera china y sus nueve tripulantes permanecen retenidos en Sudáfrica por navegar ilegalmente en sus aguas, informaron hoy a Efe fuentes del Ministerio de Bosques y Pesca.

«El pesquero formaba parte de una flota de nueve barcos. Los ocho restantes lograron escapar y seguimos controlándolos», precisó el portavoz del Ministerio, Bomikazi Molapo.

Según las últimas informaciones, los barcos huidos -que son del mismo propietario- se encuentran en el océano Atlántico, a la altura de Namibia.

El caso del pesquero capturado ha sido puesto en manos de la Fiscalía, que decidirá tras investigar los hechos si llevar a juicio a los detenidos.

La Policía no encontró pescado a bordo del barco, cuyos tripulantes aseguraron dirigirse a República Democrática del Congo (RDC) para realizar actividades legales de pesca.

Pese a que no hay pruebas de que faenara en aguas nacionales, el barco se encontraba sin permiso en la franja marítima considerada Zona Económica Exclusiva (o mar patrimonial) de Sudáfrica.

El barco ha sido además multado por transporte ilegal de tabaco, y la Policía sudafricana investiga a los marineros por el supuesto tratamiento brutal que dispensaban a los perros que llevaban a bordo, informan medios locales.

Las autoridades sudafricanas han alertado a las de las vecinas Namibia y Mozambique ante la posible llegada de los pesqueros chinos huidos a sus aguas.

Sudáfrica tiene excelentes relaciones políticas y económicas con China, lo que podría facilitar una salida negociada a la crisis que permita la liberación de los marineros.

El 12 de mayo, tras detectar movimientos sospechosos, la Marina de Sudáfrica envió a uno de sus patrulleros a interceptar a los nueve pesqueros chinos detectados en sus aguas.

Después de ofrecer cooperación, los nueve se dieron a la fuga en distintas direcciones cuando navegaban escoltados al puerto atlántico de Saldanha, donde iban a ser inspeccionados.

El patrullero sudafricano Victoria Mxenge siguió a uno de los barcos hasta obligarle a detenerse y llevarle hasta el puerto de Ciudad del Cabo, donde sigue intervenido hasta este momento. EFE

Noticias Relacionadas: