La tecnología ayuda al costalero

La tecnología ayuda al costalero

22 marzo, 2016
|
Actualizado: 22 marzo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

El Centro de Atención al Costalero de Granada cumple diez años mimando la salud de estos protagonistas de la Semana Santa, que reciben asistencia médica con nutricionistas, podólogos y fisioterapeutas, y suma tecnología y aplicaciones móviles para evitar lesiones y restar penitencias a cada procesión.

Una mecida, una levantá a pulso, un paso largo y otro racheado van dibujando el caminar de las imágenes semanasanteras por las calles andaluzas, un devenir que deja además su huella en las rodillas, riñones, músculos y cuello de los costaleros que, con su buen hacer, dan vida a esta semana trabajada con pasión.

Elegir la ropa, fajarse el cuerpo y las ilusiones y un ensayo tras otro fortalecen a las cuadrillas, que en Granada cuentan además con el Centro de Atención al Costalero (Ceaco), un recurso que cumple una década de mimos para preservar tradiciones y la salud de los que levantan tronos y pasos y mantienen así a pulso un atractivo turístico y cultural.

El Ceaco cuenta con nueve fisioterapeutas, una podóloga, una enfermera, un nutricionista, una pedagoga y un médico de urgencias, pero suma además la última tecnología para comprobar la carga, corregir la cadencia de cada portador y meter el sistema informático más especializado debajo del trono.

Su coordinadora, la neurofisioterapeuta Montserrat Altemir, ha explicado que durante esta Semana Santa pasarán por el Ceaco unas ochocientas personas para combatir lesiones, pero también para aprender la mejor técnica del costal y curarse en salud.

Como novedad, Altemir ha presentado este año un reloj inteligente que permite al costalero conocer en cada momento sus pulsaciones, el oxígeno en sangre y otros parámetros con los que recibirá una alerta si existe riesgo para la salud gracias a un dispositivo preparado para llamar a urgencias.

«El costalero lo está viendo mientras tiene las manos en la trabajadera, lo que puede salvar vidas, porque así sabes si tienes que salirte o no ya que cuentas con un dato objetivo», ha detallado Altemir.

La Semana Santa de Granada mete además bajo el costal otros avances tecnológicos como aplicaciones de móviles que calculan el desgaste físico durante cada estación de penitencia o permiten analizar la biomecánica a la hora de hacer una levantá, el correcto paso de cada portador o la postura adecuada en un mundo que «se ha profesionalizado».

También como novedad este año suman un ecógrafo para analizar el morrillo, esa respuesta al dolor por las cargadas, para conocer el tipo de proceso inflamatorio, el tejido afectado y la profundidad, unos estudios que permiten rebajar la afección y extraer datos sobre lipomas que «se pueden exportar a otras áreas médicas».

El personal médico logra rebajar esa inflamación, ofrecen recomendaciones para evitar heridas e infecciones y hasta usan tejido artificial para proteger la zona, como la piel a la que se recurre en caso de quemados.

El Ceaco ofrece además un análisis del movimiento y el ritmo para proteger la salud a través de una plataforma de presiones y una parihuela individual en la que los costaleros ensayan su paso en función de las marchas para corregir malas prácticas y minimizar la penitencia que llega tras la procesión en forma de lesiones.

Cuenta además con medidores que se sitúan en el costal y el pecho y pueden encontrarse en el mercado por una media de cincuenta euros, y que con aplicaciones móviles permiten descargar los datos y analizar el estado del portador, junto al uso de videojuegos para estirar la musculatura o evitar algias.

Este centro, líder nacional en la aplicación de tecnología para mimar al costalero, es una iniciativa de la Hermandad de la Esperanza que cuenta con el apoyo de la Federación de Hermandades, el Ayuntamiento de Granada y varios patrocinadores, y que este año vuelve a colocar la innovación y la ciencia bajo el costal para evitar lesiones. EFE.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD