Toribio ve inquietud por la disparidad entre ingresos y gasto público

Toribio ve inquietud por la disparidad entre ingresos y gasto público

Recomienda al Gobierno que no repita decisiones poco meditadas
30 enero, 2020
|
Actualizado: 30 enero, 2020 21:45
|

El ex director ejecutivo del Fondo Monetario Internacional y profesor emérito de la IESE Business School, Juan José Toribio, consideró hoy que la aprobación de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) por parte del Gobierno ha estado “poco meditada” y confió en que “no se repita este error”. Según traslado en los instantes previos a la celebración en Valladolid de la segunda conferencia del curso organizada por la Fundación Schola y el Foro de Empresarios de Castilla y León bajo el título ‘La economía en los años venideros’, la gestión de una economía es “como pilotar un trasatlántico o un petrolero”, que supone hacer las cosas “con mucho cuidado y estudiando bien los efectos que pueden tener”, y siempre dejando a un lado “los experimentos”.

Para Toribio, en un escenario “central” como en el que se encuentra España y también una comunidad como Castilla y León, existen riesgos “a la baja” que pueden proceder especialmente de la política económica que se aplique dentro del país, algo que en el caso de España está generando incertidumbre e incluso “inquietud” en algunos sectores tras la llegada al Gobierno del PSOE y de Unidas Podemos y el anuncio de algunas medidas que Toribio confió en que no se lleven a la práctica.

El ex director ejecutivo del FMI se refirió a aspectos que tienen repercusión presupuestaria, como el incremento del empleo público, los salarios de los funcionarios, las pensiones o el gasto en sanidad y en educación, hasta un uno por ciento más por encima del Producto Interior Bruto (PIB) o el establecimiento de una renta mínima garantizada para los colectivos más desfavorecidos. “Todo eso tiene una repercusión importante de gasto, calculable en casi un cuatro por ciento del PIB y no parece, sin embargo, que los acuerdos relativos a la financiación de ese gasto, que pasa por algunos impuestos nuevos muy poco definidos que tampoco parece que se puedan llevar a la práctica.

Eso genera una “disparidad” entre las previsiones de gasto y las de ingreso que, en el caso de llevarse a la práctica estas medidas, generarán “un déficit presupuestario bastante por encima de lo que podría aceptar la Unión Europea”, señaló. “Hay una inquietud respecto a eso, aunque confianza en que la Unión Europea nos haga entrar en razón en esta materia”, trasladó.

Sin embargo, también estimó que hay otros aspectos “menos preocupantes” porque no tienen repercusión presupuestaria y que tienen que ver con las contrarreformas estructurales. “La reforma estructural más importante y positiva de la economía española en los últimos años fue la reforma laboral, al amparo de la cual se explica por qué la tasa de crecimiento de empleo en España ha sido tan importante”.

Por eso, auguró que la derogación de la reforma laboral, de llevarse a cabo, habrá que ver “en qué puntos” se produce porque podría constituir “un elemento negativo” que ya se ve con “inquietud” fuera de España. En este ámbito también incluyó la subida “quizá excesivamente rápida” del SMI, que está teniendo “efectos inmediatos en los colectivos más desfavorecidos” y en sectores de muy poco valor añadido.

Desde un punto de vista global, y de cara al futuro, Toribio estimó que existe un “divorcio” entre el sentimiento general de los consumidores y empresarios, que “tiende a ser un pesimismo creciente” en los últimos años frente a la “realidad” de las cifras que “no son ni mucho menos tan malas en la economía global, y ni siquiera en la economía española”. De hecho, Toribio consideró que la desaceleración de la economía de los últimos años “ha tocado fondo” y este año y el próximo se augura “una ligera recuperación” que permite afirmar que se ha superado “la parte más baja del ciclo”.

Aunque hay “zonas distintas”, las previsiones de la Unión Europea son “de mantenimiento o de ligerísima recuperación”, si bien España es “una excepción” dentro de Europa para estas previsiones, porque el FMI reconoce que el crecimiento español seguirá siendo “superior al promedio de Europa”, dijo. “Si contemplamos la economía global o la de la UE con la economía española, por ninguna parte aparece ese sentimiento de acercarnos a una recesión, y muchísimo menos a una crisis” a pesar de que las encuestas de confianza de los consumidores e inversores tienden a ser “muy negativas”, concluyó.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: