Trapero «dejó vendidos» a sus propios Mossos en el referéndum ilegal

Trapero «dejó vendidos» a sus propios Mossos en el referéndum ilegal

29 noviembre, 2017
|
Actualizado: 29 noviembre, 2017 15:14
|

Varios agentes de los Mossos d’Esquadra investigados por supuesta pasividad el 1-O han alegado al juez que la cúpula les «dejó vendidos», ya que acudieron en parejas a puntos de votación llenos de gente, sin apoyo de unidades de orden público, sin cintas para precintar, ni vehículos para llevarse las urnas.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, así lo sostienen varios de mossos que han declarado en distintos juzgados catalanes que investigan la supuesta pasividad de la policía autonómica a la hora de cumplir las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para impedir la celebración del referéndum del 1-O, suspendido por el Tribunal Constitucional.

En sus comparecencias como investigados en sede judicial, los Mossos han detallado que en las reuniones sobre el dispositivo del 1-O sus mandos se limitaron a transmitirles las directrices del TSJC y la orden interna redactada por el entonces jefe Josep Lluis Trapero, que ordenaba precintar los colegios y retirar las urnas, garantizando el principio de proporcionalidad policial.

Según las fuentes, los agentes, varios de ellos destinados a labores administrativas, acudieron por parejas a los puntos de votación, vestidos de uniforme, y cuando llegaron se encontraron en muchos casos que había entre 50 y 200 personas protegiendo el colegio electoral.

Cuando describieron la situación a la sala de mando, sus superiores se limitaron a responderles con un «recibido» y no les mandaron refuerzos de las unidades de orden público (Brimo y Arro) de los Mossos d’Esquadra, ni les avisaron que irían la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Según informa hoy el periódico El Mundo, algunos de los agentes alegaron ante el juez: «Íbamos en parejas con el uniforme y la gorra ante cientos de personas. Así, o eres Rambo o no paras las votaciones».

Además, en sus declaraciones ante el juez, según las fuentes consultas por Efe, algunos de los agentes también han puesto de relieve que tuvieron que estar todo el día de pie frente al punto de votación, sin poder intervenir, ya que fueron enviados si cintas para efectuar el precinto ni vehículo de apoyo para transportar las urnas que debían requisar.

De hecho, según las fuentes, algunos agentes han asegurado en sede judicial que el dispositivo no estaba diseñado para evitar la votación.

Las investigaciones abiertas en distintos juzgados catalanes discurren de forma paralela a la causa abierta por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que mantiene imputado por sedición al ex jefe de la policía catalana, el mayor Josep Lluis Trapero, por la pasividad de los Mossos ante el acoso a la comitiva judicial que el 20 de septiembre registró la consellería de Economía.

Además, la División de Asuntos Internos (DAI) de los Mossos d’Esquadra ha tomado ya declaración a decenas de agentes en el marco de una Información Reservada para determinar su papel en el 1-O, especialmente a los que aparecen en los 41 vídeos que investiga la Audiencia Nacional en la causa abierta por Lamela.

Los sindicatos de los Mossos d’Esquadra han denunciado que con esta investigación abierta se intenta blindar a los mandos de la policía catalana a costa de los agentes.

Noticias Relacionadas: