Programas del domingo
Trapero y su ‘relación de amistad’ con un conocido narcotraficante

Trapero y su ‘relación de amistad’ con un conocido narcotraficante

16 octubre, 2017
|
Actualizado: 16 octubre, 2017 16:50
|
PUBLICIDAD

El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha mantenido  ‘una buena relación de colaboración e incluso de amistad’ con uno de los narcotraficantes más conocidos de Barcelona, Manuel Gutiérrez Carbajo.Según la División de Asuntos Internos de los Mossos a traves de un informe de mayo de 2010 a petición del titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, en el marco del caso Macedonia que culminó con la desarticulación de la red de narcotráfico que lideraba Gutiérrez Carbajo.

El narco Manuel Gutiérrez Carbajo fue detenido en su domicilio de Castdelldefels el 15 de octubre de 2010 por agentes de la Guardia Civil y de la División de Asuntos Internos de los Mossos. Las intervenciones telefónicas previas muestran que Carbajo mantenía una relación de ‘amistad con varios mandos policiales, entre ellos el comisario Josep Lluis Trapero, quien en aquel momento era jefe de la División de Investigación Criminal de los Museos, segun ha recogido OKDiario.

Gutiérrez Carbajo guardaba en la caja fuerte de su dormitorio algo más de 43.000 escasee metálico y numerosas joyas.  Carbajo fue acusado de presuntos delitos de asociación ilícita, contra la salud pública, barqueo de capitales, soborno y tráfico de influencias. En su informe, los Mossos explican que: “forma parte de una asociación delincuencial estructurada jerárquicamente, cuya finalidad es el tráfico de estupefacientes, concretamente cocaína, entre otras actividades ilícitas. Esta organización disfruta de la colaboración de miembros del cuerpo de los Mesada d’Esquadra y de otras personas influyentes en diferentes ámbitos que dan cobertura al grupo en la comisión delictiva”.

Los agentes que participaron en el registro de la vivienda hicieron constar que, al ser detenido, Gutiérrez Carbajo portaba en su billetera una tarjeta de visita del comisario Josep Lluís Trapero. En su informe, lo explicaron con las siguientes palabras: Se ponen en evidencia los contactos o vínculos del señor Gutiérrez con miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, entre ellos, el jefe de la División de Investigación Criminal del cuerpo de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero Alvarez”.

La Fiscalía pide prisión sin fianza para Trapero por sedición de cara al 1-O

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido prisión incondicional para el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, por su inacción en el 1-O y la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela decidirá esta tarde si acepta esta solicitud, han informado fuentes jurídicas.

Trapero, tras prestar declaración durante casi dos horas como investigado por sedición y de que la Fiscalía haya pedido su ingreso en prisión, ha abandonado a las 15.25 horas la Audiencia Nacional y regresará a las seis de la tarde para conocer la decisión de Lamela.

Antes de que declarase Trapero, la juez acordaba dejar en libertad a la intendente de los Mossos Teresa Laplana con comparecencias quincenales, la retirada del pasaporte y la prohibición de salir de España, después de que la Fiscalía haya pedido para ella prisión eludible bajo fianza de 40.000 euros.

Una vez que la juez comunique a Trapero si va a prisión o le impone otras medidas cautelares como ha hecho con la intendente, comparecerán ante ella los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, todos ellos investigados por sedición, un delito penado de entre 8 a 15 años de cárcel.

Trapero llegaba a las 9.26 horas a la Audiencia Nacional y, a diferencia de la primera vez que compareció, que lo hizo con el uniforme de los Mossos, ha optado por presentarse ante la juez vestido de paisano con un traje de chaqueta gris por recomendación de sus abogados, han informado a Efe fuentes de su entorno.

Lo que sí ha repetido son los acompañantes y, al igual que hizo cuando acudió a declarar el 6 de octubre, ha llegado hasta la zona de declaraciones escoltado a ambos lados por el comisario de los Mossos Joan Carles Molinero y el comisario Ferrán López, al que Trapero envió a algunas de las reuniones de coordinación policial de cara al 1-O.

Los cuatro investigados ya comparecieron el pasado día 6 ante Lamela, que investiga el asedio a la Guardia Civil durante los registros policiales del 20 de septiembre y quien les ha vuelto a citar tras recibir un nuevo informe del instituto armado que extiende los hechos al 1-O.

Tanto la juez como la Guardia Civil creen que Sánchez y Cuixart «forman parte de un comité estratégico con unas funciones concretas a ejecutar» para conseguir la independencia de Cataluña e, incluso, les sitúan «en una posición decisoria similar» a la que ostenta el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, mientras que Trapero sería el brazo ejecutor del plan independentista.

 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD