Tres décadas de reformas laborales sin éxito

Tres décadas de reformas laborales sin éxito

La reforma laboral ha sido exigida a España desde prácticamente todos los organismos internacionales. FMI, Unión Europea, Banco Mundial, OCDE, e incluso Banco Central Europeo han marcado las líneas que debe seguir el gobierno en esta materia. Pero el caso es que nuestro país lleva tres décadas de reformas laborales y cuando llega una crisis, seguimos siendo el país europeo que más empleo destruye.

La historia más grande jamás contada. Ese parece ser el guión de una reforma laboral que llega en el peor momento del mercado laboral español de la historia. Más de cinco millones de parados, cifra que no deja lugar para la duda. Y así lo han pedido desde Bruselas y desde todas las instancias internacionales y nacionales. Recomendaciones que han pasado principalmente por abaratar el despido, moderación salarial, flexibilidad interna de la empresa y reducir las ayudas por desempleo. Es decir, más flexibilidad, para que la solución más fácil para el empresario deje de ser la del despido. Una ambición que reconocía sin querer el ministro de economía Luis de Guindos

PUBLICIDAD

Pero el caso es que la democracia española lleva ya tres décadas de idas y venidas con reformas. La primera, el Estatuto de los Trabajadores del 80, y que blindaba al indefinido. Y desde entonces ETTS, contratos por obra del gobierno de González, amagos de abaratar el despido de José María Aznar, o el famoso contrato de fomento del empleo del Gobierno Zapatero, no han sido lo suficientemente ambiciosas. En periodos de crisis España sigue siendo el país que más empleo destruye. Una ambición que esperan sí sea suficiente esta vez.

Más de 5 millones de parados esperan que esta sea la reforma definitiva.
 

PUBLICIDAD

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia S.L. 2016®