Programas del domingo
El Tribunal de Cuentas denuncia los ‘escasos medios’ para juzgar la corrupción

El Tribunal de Cuentas denuncia los ‘escasos medios’ para juzgar la corrupción

08 marzo, 2016
|
Actualizado: 08 marzo, 2016 0:00
|

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha dicho hoy que el «gran drama» del tratamiento de los casos de corrupción en España es que «no se tratan con suficiente rapidez para que la sociedad perciba que cualquier situación irregular lleva aparejada automáticamente una sanción penal o del tipo que le corresponda».

Álvarez de Miranda, que ha realizado estas declaraciones a preguntas de los periodistas en Oviedo tras participar en la inauguración de una jornada de trabajo de los consejos sociales de las universidades españolas, ha rechazado que la corrupción esté generalizada en España.

Ha argumentado que España «está llena de muy buenos gestores públicos, honestos y honrados, que cumplen su función con escasos medios y con una dedicación muy superior a la que verdaderamente sería la normal».

«Lo que ocurre, efectivamente, es que en los casos de corrupción, nuestro gran drama, es que no se tratan con la suficiente rapidez para que el conjunto de la sociedad perciba que cualquier caso de corrupción lleva aparejado automáticamente una sanción penal o del tipo que corresponda», ha subrayado.

Sobre la tramitación de expedientes fiscalizadores, Álvarez de Miranda ha indicado que el Tribunal de Cuentas tiene 120 informes entregados a la espera de ser tratados por la comisión mixta Congreso de los Diputados y el Senado.

No obstante, ha vuelto a reclamar más medios para que los órganos fiscalizadores como el que dirige puedan abordar de manera eficiente sus tareas. En relación a los consejos sociales, ha reclamado su protagonismo para que de forma veraz incrementen la labor de control de las universidades y que se configuren en los verdaderos elementos dinámicos para que la universidad española incremente su eficacia y su eficiencia.

En este sentido, ha destacado que sólo hay tres universidades, la de Oviedo y las canarias de Las Palmas y La Laguna (Tenerife), que cumplen que el control universitario dependa del consejo social. Álvarez de Miranda ha apostado por realizar una visión conjunta de la universidad española, que mueve un volumen de gasto cercano a los 9.000 millones de euros y tiene aproximadamente 1,5 millones de alumnos.

A su juicio, hay que buscar que la universidad española «sea más eficiente, sin dar tanta importancia al número de facultades existentes sino a incrementar la calidad que se ofrece al alumnado».

.
Noticias Relacionadas: