Un tribunal egipcio ordena la suspensión del cierre del canal de TV Al Faraín

Un tribunal egipcio ordena la suspensión del cierre del canal de TV Al Faraín

12 junio, 2016
|
Actualizado: 12 junio, 2016 21:19
|

El Cairo, 12 jun.- El Tribunal Administrativo de El Cairo ordenó hoy la suspensión del cierre del canal de televisión egipcio Al Faraín y mandó que se reanude su difusión, después de más de tres meses sin emitir, informó hoy la agencia egipcia de noticias, MENA.

Sin embargo, el fallo sigue prohibiendo al controvertido periodista y exdiputado egipcio Tawfiq Okasha, propietario del canal, aparecer en ningún programa, añadió la agencia.

La decisión del tribunal se basó en una denuncia presentada por Okasha contra la Autoridad General de Inversiones y la Ciudad de la Imagen, donde se encuentra la sede de la televisión, por su decisión de prohibir el canal.

En un comunicado, el canal anunció que retomará la emisión de sus programas después del mes de ramadán y las vacaciones posteriores del Aid, que celebran el final de ese periodo sagrado, dentro de algo más de tres semanas, añadió MENA.

La suspensión se produjo el pasado 3 de marzo, al día siguiente de que el propio Okasha decidiera cerrar su televisión, tras haber sido expulsado del Parlamento por una reunión que mantuvo con el embajador israelí en El Cairo.

El pasado 2 de marzo, más de dos tercios de los diputados egipcios aprobaron en una sesión parlamentaria la expulsión de Okasha del Hemiciclo.

Okasha, dueño y antiguo presentador de Al Faraín, fue acusado por sus colegas de intentar favorecer la normalización de las relaciones con Israel, país con el que Egipto mantiene unas relaciones muy delicadas debido al rechazo de numerosos sectores al acuerdo de paz firmado en 1979.

El periodista y empresario publicó fotos de la reunión con Koren y aseguró que habían tratado «varios temas de interés para Egipto, entre ellos la crisis de la presa Al Nahda», que está construyendo Etiopía.

El Congreso de los Diputados encargó entonces a una comisión que investigara si el encuentro mantenido entre el periodista y el diplomático israelí abordó temas de seguridad nacional, y si supuso una intromisión en los asuntos del Gobierno.

Dicha comisión recomendó que se prohibiera a Okasha acudir a las sesiones durante un periodo parlamentario completo, pero los diputados optaron ayer por su expulsión en vez de por la suspensión.

Varios diputados denunciaron que el encuentro afectó a la soberanía nacional y supuso una violación de la seguridad nacional y árabe, y uno incluso golpeó a Okasha con un zapato, un acto considerado como una grave ofensa en numerosos países árabes.

Egipto y Jordania son los únicos países árabes que han firmado un tratado de paz con Israel y que mantienen relaciones diplomáticas con ese país. EFE

Noticias Relacionadas: