Tsakalotos dice sólo puede haber «más Europa» si es más sensible con sociedad

Tsakalotos dice sólo puede haber «más Europa» si es más sensible con sociedad

09 junio, 2016
|
Actualizado: 09 junio, 2016 15:02
|

Bruselas, 9 jun.- El ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, afirmó hoy que solo puede haber «más Europa» si la UE es «más sensible» democrática y socialmente, y si secuencia correctamente las reformas estructurales y los ajustes para no quitar la esperanza a los ciudadanos y alimentar más al populismo.

«Si queremos entender el euroescepticismo y lo que estamos afrontando en el Reino Unido, Francia, Austria y Grecia, tenemos que entender el aspecto social, el elemento de desigualdad y el sentir de la gente de que no se reparte la riqueza», señaló Tsakalotos en un debate en el Brussels Economic Forum.

«No creo que podamos solucionar los temas importantes en Europa si no hacemos frente a la cuestión social», recalcó el ministro griego de Finanzas.

En este contexto dijo que solo tendría sentido «más Europa», una mayor integración de la Unión Europea (UE), «si podemos tener una Europa más sensible democrática y socialmente».

En la primera ronda de reformas, «las reformas 1.0″, algunas de ellas fueron buenas y otras no tanto», indicó.

En el caso griego, recordó, los primeros rescates «eran muy ambiciosos en cuanto al ajuste fiscal, unos ajustes muy rápidos y ello generó grandes problemas», argumentó.

Dijo que hubo importantes reformas laborales y del mercado de productos, pero como siempre, agregó, «hay perdedores y ganadores».

«Es por lo que necesitamos lograr la secuencia adecuada. Los perdedores tienen que tener alguna esperanza y cuando ya hay un desempleo vasto previamente, no la tienen», explicó.

Por ello abogó por aplicar «políticas de desarrollo» al mismo tiempo que se acometen ajustes.

Tsakalotos señaló que Grecia, «con una Europa que cambia», puede dejar atrás el círculo vicioso» en el que se vio envuelta por los ajustes, la recesión, más ajustes y más recesión.

El ministro propuso además revisar la denominada «regla de oro» para el equilibrio presupuestario, a fin de excluir de ella «todas o algunas inversiones».

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, presente en el debate, le recordó que ya existe una «cláusula de inversión» en las reglas de consolidación para actuar con más flexibilidad a la hora de evaluar las finanzas públicas.

Durante su discurso previo, Moscivici reiteró que hay que aplicar las reformas con un enfoque favorable al crecimiento, y abogó por unas «reformas estructurales 2.0», es decir una segunda ronda de reformas, pero centrada en la productividad, según explicó.

Actuar para mejorar la productividad «genera mejores condiciones de vida y más prosperidad», afirmó.

Moscovici quiere no obstante que los ciudadanos asuman como suyas las reformas, porque «para muchos europeos las reformas estructurales demasiadas veces se han convertido en sinónimo de dolorosos ajustes, de castigo y de restricciones».

Se mostró consciente de que las reformas son «impopulares», también porque en el pasado para ganar competitividad en los precios, los países han moderado o acortado los salarios, y en otros casos se ha actuado sobre sectores protegidos e intereses «vastos».

Todas estas consideraciones, dijo, alimentan el populismo, por lo que las reformas tienen que generar «esperanza», admitió.

No obstante, Moscovici abogó por «permanecer firmes» a la hora de continuar con las reformas necesarias, tras los duros ajustas ya más centradas en la competitividad y la productividad.

Las reformas pueden ser también formación profesional y mejorar las capacidades de los trabajadores, eliminar barreras al crecimiento y para las empresas, mejorar la adaptación de mercados o hacer frente al desempleo de largo plazo para minimizar el riesgo de exclusión, entre otras medidas, recordó. EFE

.
Noticias Relacionadas: