La UE examina las trabas al TTIP y el acuerdo con Mercosur

La UE examina las trabas al TTIP y el acuerdo con Mercosur

13 mayo, 2016
|
Actualizado: 13 mayo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Bruselas, 13 may.- Los ministros de Comercio de la Unión Europea (UE) examinaron hoy el estado de la negociación de un acuerdo de libre comercio e inversiones con Estados Unidos (TTIP) y los principales obstáculos que pueden complicar su cierre este año, así como el primer intercambio de ofertas con Mercosur desde 2004.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, informó al Consejo de Ministros sobre estas dos negociaciones.

Los ministros europeos abordaron hoy la negociación del TTIP por primera vez después de que Greenpeace filtrara el 2 de mayo documentos confidenciales de la negociación que muestran la postura de EEUU y su presión a la UE para que se adapte a sus demandas.

«Estamos buscando que el TTIP sea un buen acuerdo que abra nuevas posibilidades para nuestras empresas a la vez que nos aseguramos de que no se rebaja ningún estándar, que tenemos cooperación en desarrollo sostenible, que tenemos protección para las indicaciones geográficas», subrayó Malmström.

Esta semana, fuentes diplomáticas calificaron de «frustrante» el ritmo de la negociación y de «inaceptable» la petición de EEUU de que Europa retire algunas de sus objeciones para empezar a negociar un capítulo como el de licitaciones públicas, uno de los que más quieren proteger las autoridades estadounidenses.

Malamström dijo que «hay ciertos elementos que mientras se negocian no se pueden dar al público porque eso nos haría daño».

«En el contenido, hay diferencias en algunas áreas. No debería ser una sorpresa. Pero la UE está respetando el mandato y defendiendo los valores y estándares de la UE», destacó.

Reconoció que en licitaciones públicas y servicios «aún queda mucho por hacer».

«Lo que está fuera de cuestión (…) es que vaya a haber una rebaja de cualquier tipo de norma de protección laboral, que vaya a haber una rebaja de los estándares medioambientales, que vaya a haber una rebaja de los estándares de protección del consumidor», señaló el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz.

«Por tanto, el mensaje es de tranquilidad absoluta», añadió.

Por su parte, la ministra holandesa de Comercio, Lilianne Ploumen, destacó que tanto la CE como EEUU han «trabajado muy duro para que el acuerdo sea un éxito», pero reconoció que «hay algunas diferencias» que «prueban que las líneas rojas forman parte completamente de las negociaciones».

Preguntada sobre si aún es posible cerrar ese acuerdo bajo el mandato del presidente de EEUU, Barack Obama, Malmström indicó que «estamos trabajando todo lo que podemos para ello», aunque dejó claro que «tiene que ser un buen acuerdo y el contenido es más importante que la velocidad».

Frente a la sede del Consejo de la UE se manifestaron hoy organizaciones como Oxfam en contra de este acuerdo, mientras que Greenpeace lamentó que la Presidencia holandesa del Consejo de la UE haya rechazado retransmitir en directo las deliberaciones de los ministros.

Por lo que respecta a la negociación con cuatro países del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay), tras el primer intercambio de ofertas de acceso a mercados este miércoles las partes deberán ahora analizar los resultados pero Malmström consideró ya hoy de «bueno» este primer paso.

«Es una buena primera oferta, nos da la oportunidad de analizarla en detalla y a continuación, espero, entrar en discusiones más serias con nuestros amigos del Mercosur y crear un calendario de negociaciones», indicó Malmström.

La comisaria consideró que la UE abordó «algunas de las preocupaciones» de los agricultores europeos ante este acuerdo, que tiene «muchos intereses ofensivos importantes».

«Pero esto es un primer paso, hemos dicho por ambas partes que es una primera oferta, vamos a ampliarla», dijo, y enfatizó que «ahora hay una oportunidad histórica de retomar las negociaciones con un socio muy importante».

Desde Uruguay, el canciller de ese país, Rodolfo Nin Novoa, ya manifestó sobre el intercambio que las expectativas no se cumplieron, y confirmó que productos sensibles como la carne y el etanol estuvieron en las listas de ofertas intercambiadas.

En abril, trece países europeos, incluidos Francia, Austria y Grecia, pidieron excluir productos agrícolas «sensibles» como los lácteos o las carnes de los intercambios de ofertas con el Mercosur, al opinar que su inclusión tendría efectos negativos.

«Todos los países tenemos en un momento dado intereses defensivos, lo que hay que garantizar es que el acuerdo sea equilibrado y que haya periodos transitorios y haya mecanismos de salvaguardia y de protección en determinados sectores sensible», señaló en este sentido García-Legaz.

«La mayoría del Parlamento Europeo apoya esta negociación», dijo Malmström, quien añadió que «la agricultura siempre es difícil» aunque precisamente por la crisis en ese sector en Europa «buscamos abrir otros mercados para exportar nuestros productos, de alta reputación y de gran calidad». EFE

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD