PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un fallecido más por covid en Salamanca y un nuevo brote de cuatro afectados en Aranda de Duero (Burgos)

Los 69 contagios recientes elevan la cifra total a 27.017

Castilla y León sumó 69 nuevos casos de COVID-19 confirmados por la prueba PCR, siete de los cuales ninguno se diagnosticaron en las últimas 24 horas. Además, la Comunidad lamentó un nuevo fallecido en el Hospital de Salamanca por esta enfermedad, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad. Respecto de las notificaciones acumuladas, la cifra se eleva hasta los 20.587, si bien el total de contagios alcanza los 27.017. Los casos confirmados por PCR en la última jornada se concentraron en Valladolid (24), Burgos (14),  Segovia (11), Soria (6), Palencia (4), Ávila, Salamanca y León (con tres en cada una de ellas), y Zamora (1).

En el último día hubo que una nueva muerte en la Comunidad en Salamanca, donde la cifra de fallecidos asciende así a 374. En concreto, a lo largo de la pandemia han muerto en los hospitales de la Comunidad 2.068 personas. En Ávila suman 143, mientras que son 217 en Burgos, 424 en León, 88 en Palencia, 213 en Segovia, 123 en Soria, 394 en Valladolid y 92 en Zamora.

Además, la cifra de altas se eleva en cuatro, hasta las 8.692, con 673 en Ávila, 983 en Burgos, 1.750 en León, 380 en Palencia, 1.292 en Salamanca, 933 en Segovia, 436 en Soria, 1.882 en Valladolid y 363 en Zamora.

Por lo que se refiere a las residencias de mayores, el número de fallecidos por COVID-19 no aumentó, con lo cual se mantiene en 1.499. De ellos, 698 perecieron en las instalaciones de los centros y 801 en centros hospitalarios. Sin embargo, hay otras 1.105 personas que perdieron la vida con síntomas compatibles con la enfermedad (77 en hospital y 1.028 en la residencia). Así, en estos centros podrían haber fallecido por la pandemia 2.604 personas (878 en hospital y 1.726 en sus instalaciones).

El Ejecutivo precisa que estas residencias dan servicio a 42.318 personas. El número de positivos confirmados en estos centros asciende a 7.152 y 7.147 personas ya han superado la infección, aunque 14 siguen aisladas con síntomas compatibles y 141 en aislamiento preventivo sin sintomatología.

Por lo que se refiere a los centros propios de la Junta, para mayores y personas con discapacidad, atienden a 2.563 personas; con 28 residentes hospitalizados, 135 fallecidos por coronavirus y otros 117 que perdieron la vida con síntomas compatibles en total.

En estos centros se han confirmado 618 casos de COVID-19 y han sido dados de alta otros tantos usuarios. En estos momentos hay una persona en aislamiento con síntomas compatibles y ocho lo están de forma preventiva.

Por otro lado, la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, a través de su Servicio de Epidemiología en Burgos, continúa la vigilancia de los tres brotes activos por la COVID-19 declarados en la capital burgalesa y otro en Miranda de Ebro, que afectan a un total de 35 personas. A ellos, se ha sumado hoy uno más en la localidad de Aranda de Duero, con cuatro positivos originados en el ámbito familiar laboral, que hacen un cómputo de 39 personas contagiadas.

Según informan desde el Gobienro regional en un comunicado recogido por Ical, los tres brotes de Burgos capital se mantienen estables al igual que el de Miranda de Ebro. La Dirección General de Salud Pública, a través del Servicio Territorial de Sanidad en Burgos ha iniciado la vigilancia y el control epidemiológico de los brotes en la capital burgalesa, a través del seguimiento de casos y de las correspondientes encuestas de contactos e investigación de las relaciones sociales de estas personas, tanto en sus entornos familiares como sociales y laborales.

La Junta recuerda que el medio de protección más eficaz y sencillo del que se dispone en estos momentos es el uso de la mascarilla obligatorio con carácter general en la Comunidad, excepto en casos muy concretos como en situaciones de consumo de alimentos y bebidas, durante la práctica de actividad física, en los espacios de la naturaleza o al aire libre fuera de los núcleos de población, o en las piscinas, siempre que se mantenga la distancia de seguridad interpersonal de, al menos, un metro y medio.