Una familia alemana pide asilo en Rusia por la invasión de los refugiados

Una familia alemana pide asilo en Rusia por la invasión de los refugiados

11 agosto, 2016
|
Actualizado: 11 agosto, 2016 18:22
|
PUBLICIDAD
Una familia alemana ha pedido asilo a Rusia porque, asegura, Alemania ya no es segura debido a la invasión masiva de inmigrantes, las exualización temprana y la falta de democracia en lo que ellos denominan la dictadura de Merkel, motivos por los que creen que en su país de origen ya no se puede vivir.
Según informa eloccidental.es, la familia está formada por Carola Griesbach (51 años), su marido André (45 años), dos de sus hijas, Dominique y Julia, y cuatro de sus nietos. Todos ellos, en una furgoneta, cruzaron la frontera de Alemania directamente a la Plaza Roja de Moscú donde hicieron la petición de asilo.
La familia Griesbach recorrió 2.300 km para solicitar asilo en Rusia, explicándole al Gobierno de Vladimir Putin que habían escapado de la dictadura alemana de Ángela Merkel, en la cual no podrían criar a sus hijos, informa el mimo medio digital.
Para André Griesbach  la situación de Alemania es insostenible porque no es una democracia; la dictadura de Merkel deja entrar a todos los inmigrantes que puede, de forma que estos creen problemas e inicien la guerra que el gobierno quiere”; “ningún país quiere tantos inmigrantes, salvo Alemania” denuncia este ciudadano alemán.
Por su parte, la señora Griesbach declaraba que sentía miedo por sus hijos por la violencia que ha generado en el país germano la llegada masiva de inmigrantes: “Todo el mundo conoce la situación en los medios de comunicación alemanes, sobre la relación entre la llegada masiva de refugiados y la violencia”; “La policía rara vez atiende los casos, porque el gobierno de Merkel se lo impide, o porque son atacados por los mismos “solicitantes de asilo””.
A pesar de haberse visto obligada a abandonar su propia tierra, la madre de Dominique y Julia deja claro que “no tenemos nada en contra de los refugiados”. Su familia no ha recibido ayuda, y han estado viviendo de la buena voluntad del pueblo ruso. André Griesbach dejó bien claro que “Queremos quedarnos a vivir aquí y trabajar, no estamos interesados en vivir a cuenta del Estado”, alegando que él puede trabajar “de lo que sea”, porque tiene experiencia en múltiples oficios.
Pese a este terrible drama, denuncia eloccidental.es, mucha gente en Alemania sigue bajo el adoctrinamiento proinmigrantes de Merkel. De ahí ciertas frases de desprecio y ridiculización hacia los niños de los Griesbach: “antes que soltar mi dinero por vuestras gargantas, prefiero dárselo a una organización local de refugiados”.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD