Programas del sabado
Una inversión global de 242 millones extenderá la ‘red de calor’ a 60.000 viviendas de Valladolid

Una inversión global de 242 millones extenderá la ‘red de calor’ a 60.000 viviendas de Valladolid

27 diciembre, 2023
|
Actualizado: 27 diciembre, 2023 13:26
|
En esta noticia se habla de:
PUBLICIDAD

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el alcalde de Valladolid, Jesús Julio Carnero, suscribieron hoy un “protocolo histórico” que “marca un antes y un después desde el punto de vista ambiental a nivel europeo” para extender la red de calor por toda la ciudad de una forma integral a lo largo de los próximos diez años, con una inversión global desde el inicio de las actuaciones en 2014 que podría rondar los 242 millones de euros (impuestos incluidos), beneficiando a alrededor de 60.000 viviendas cuando se completen las seis fases de actuación previstas.

Para Suárez-Quiñones, este acuerdo “sienta las bases y compromisos para hacer de Valladolid la ciudad con la red de calor más grande e importante de España”. “Ningún otro gobierno autonómico está promoviendo este tipo de actividades, para el fomento de las energías renovables y la sostenibilidad mediante la inversión pública”, defendió el consejero, que recalcó la voluntad por que Valladolid consolide el sello europeo de calidad Misión 100 Ciudades Inteligentes y Climáticamente Neutras, que equipara el municipio con ciudades como Copenhage.

“El protocolo marca los compromisos para que Valladolid cuente los próximos años con una red de calor integral para toda la ciudad”, apuntó en declaraciones recogidas por Ical, en las que repasó los cuatro objetivos fundamentales que persigue el acuerdo hoy suscrito. En primer lugar, se refirió al reto de prestar un servicio urbano de suministro centralizado de energía térmica, que permita atender las necesidades de calefacción y agua caliente de la ciudad de una forma ecológica y respetuosa con el medioambiente.

En segundo lugar, sustituir el uso de energías fósiles por una energía renovable, sostenible y autóctona, que contribuirá a generar empleo en entornos rurales, mermando la dependencia energética de la región y contribuyendo a la prevención de incendios forestales. En tercer lugar, reducir las emisiones de CO2 de la ciudad, reduciendo su huella de carbono y contribuyendo a su transición ecológica, sustituyendo alrededor de 2.500 chimeneas individuales de combustible fósil. Y, por último, incrementar el valor patrimonial de los propietarios de viviendas que se adhieran a la red, ya que se mejorará la eficiencia energética, la digitalización y la telegestión de esos domicilios, que conseguirán asimismo un ahorro estimativo que rondará entre el 30 y el 40 por ciento del consumo energético actual.

Se trata, a juicio de Carnero, de “uno de los actos más importantes” en el mandato actual, del que apenas han transcurrido seis meses, y que permitirá “dar un paso de alcance” en el continuado trabajo en sostenibilidad y eficiencia energética que lleva años realizando el Consistorio. “El objetivo es conseguir de forma global e integral que cualquier vecino pueda acceder a una eficiencia energética y contribuir a un verdadero desarrollo sostenible en su triple dimensión: medioambiental, económica, y social”.

Beneficios y planificación

La implantación integral de la red de calor permitiría, como señaló el consejero, la ausencia de equipos propios de producción de calor y problemas asociados; un ahorro significativo en la factura energética; mejora de la calificación energética de los edificios; flexibilidad y adaptabilidad para mayor potencia; permanente actualización tecnológica; y una mayor garantía y seguridad en el suministro energético.

En la ciudad de Valladolid, al finalizar el desarrollo previsto de la red de calor sostenible con los seis sectores la Junta habrá construido más de 200 kilómetros de tuberías de red de calor en la ciudad, con una inversión superior a 200 millones de euros, con los que la nueva infraestructura energética podrá suministrar 720.000 MWh útiles/año de energía térmica a un total de 60.000 viviendas y 250 edificios terciarios, y supondrá un ahorro de emisiones de CO2 a la atmósfera de más de 165.000 toneladas anuales.

La primera fase de la red de calor en Valladolid arrancó en 2014, con la firma de un convenio entre la Junta, a través de Somacyl, y la Universidad de Valladolid, para atender la demanda térmica de los campus Delibes y Esgueva de la UVa. Posteriormente, en el año 2019 se conecto al sistema el Hospital Clínico Universitario, convirtiéndose en el primer hospital español en atender íntegramente su demanda térmica con energía renovable. Esa fase conllevó una inversión de 7,5 millones de euros, impuestos incluidos.

La segunda fase arrancó en 2019, afectando a la zona norte-este del barrio Huerta del Rey de la capital para atender la demanda térmica de edificios públicos de la zona (consejerías AYG, FYM, EYH, Escuela de Arquitectura, Complejo deportivo Huerta del Rey, etc) quedando abierto el proyecto a edificios privados de la zona. El éxito e interés de las comunidades de propietarios en este sistema ha provocado que la central de generación prevista inicialmente se encuentre al 100% de su capacidad. La inversión de esa fase rondó los 6,65 millones.

El pasado año, en 2022, comenzaron las obras de la instalación de calefacción urbana centralizada ‘Valladolid Oeste’ que está en ejecución por un valor total de 43 millones y se extenderán por los barrios Villa del Prado, Parquesol y zona sur-oeste de Huerta del Rey. Carnero y Suárez-Quiñones visitaron hoy las obras donde se instalará la central de generación, en las inmediaciones del punto limpio cercano al estadio, que estará en funcionamiento en el tercer trimestre de 2024. con un depósito con capacidad de 6.000 metros cúbicos y cuatro calderas de 13,3 megavatios de potencia cada una, que empezarán a suministrar calor y agua caliente en la próxima temporada de invierno, 24-25. Según explicó el consejero, las obras en Huerta del Rey ya están finalizadas, y en Villa de Prado concluirán en febrero de 2024, mientras que Parquesol podrá engancharse a la rede de calor en el invierno 25-26.

Gracias al acuerdo suscrito hoy se implementarán en el futuro las tres últimas fases, por un valor estimado conjunto de 185 millones, hasta los 242 en total. La primera en llegar será la red de calor de la zona sur, que con una central que estará ubicada en la zona de Auvasa, según adelantó Carnero, dará cobertura a los barrios La Rubia, Covaresa, Arturo Eyries y Paseo Zorrilla. La previsión de inicio de las obras para esa fase es a finales de 2024.

La siguiente fase, la quinta, denominada ‘Valladolid Este’, se expandirá “como una mancha de aceite” por los barrios Santos Pilarica, Delicias, Pajarillos y Zona Plaza Circular. Y la última (‘Valladolid Norte’) llegará a los barrios La Victoria, Rondilla y Zona Paseo Isabel La Católica y centro de la ciudad.

Generación de empleo e impacto

En términos de generación de empleo supondrá la creación de 300 puestos de trabajo durante la construcción de las obras, y una vez en funcionamiento generará 240 puestos de trabajo, distribuidos en 50 puestos en tareas de mantenimiento y 190 para obtención de biomasa y logística.

Entre las acciones que se llevarán a cabo se incluyen la planificación del despliegue, diseño de centrales de generación de energía, obtención de concesiones demaniales, elaboración de proyectos y su tramitación, ejecución planificada, y mantenimiento y explotación de la red.

El Ayuntamiento de Valladolid se compromete a colaborar en la planificación, emitir los informes y otorgar las concesiones gratuitas, y ofrecer bonificaciones fiscales. Por su parte, la Junta de Castilla y León diseñará, financiará y operará la red de calor, abasteciéndola principalmente con biomasa forestal sostenible, a través de Somacyl.

En toda Castilla y León, como detalló el consejero, la Junta está trabajando de forma continuada por la expansión de redes de calor. Así, recordó que en estos momentos se encuentra en producción una en Soria, existe otra en Aranda de Duero (Burgos), el propio presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, inauguró la pasada semana la primera fase de la de Ponferrada, y está en proyecto la de León, que “será muy relevante”. Además, cuentan con redes de calor localidades como Medina del Campo, Medina de Rioseco y están trabajando en Segovia. “No es una lista cerrada, sino permanentemente abierta, para una iniciativa que permitirá un importante ahorro para las familias pero también para las industrias”, afirmó en alusión a redes de calor industriales que también están en desarrollo o en funcionamiento, como la que opera en el polígono de Villalonquéjar, en Burgos, desde hace seis años.

Noticias Relacionadas: