Programas del domingo
Valladolid guarda silencio por las víctimas del coronavirus

Valladolid guarda silencio por las víctimas del coronavirus

Puente no oculta las cifras y explica que el número de fallecidos puede ser el doble
20 julio, 2020
|
Actualizado: 20 julio, 2020 21:49
|

La ciudad de Valladolid rindió hoy homenaje a las víctimas del COVID-19 y un tributo a los profesionales que estuvieron luchando contra el virus en primera línea con un acto institucional que se celebró en la plaza Mayor con la presencia de unos 250 invitados, representantes de todos los sectores de la sociedad, así como de algunos vallisoletanos que se sumaron a este reconocimiento.

En una calurosa tarde y tras sonar las campanas del reloj del Ayuntamiento de Valladolid comenzó el acto institucional con la actuación de la soprano Paula Mendoza, que acompañada por la pianista Irene Alfageme, interpretó ‘Lascia ch’io pianga’ de Händel. A continuación, tomó la palabra el alcalde de la ciudad, Óscar Puente, rodeado de los portavoces de los grupos municipales del Consistorio.

Su discurso terminó con un aplauso de los asistentes y una segunda pieza musical, ‘Solo las flores sobre ti’, de F. Monpou, que dio paso a la intervención del jefe del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Carlos del Pozo, quien en representación de los sanitarios y los que luchan contra la pandemia aseguró que no estaban preparados para lo que les ha tocado vivir, por lo que señaló que lo sucedido les marcará para siempre.

Del Pozo recordó que las primeras noticias de China se tomaron con “escepticismo”, pero señaló que en poco tiempo se improvisaron estructuras y se tuvieron que coordinar con diferentes servicios, además de aprender a prescindir del contacto humano y a trabajar con los equipos de protección. “El virus fue implacable”, dijo. “Vimos pacientes con neumonías como nunca antes”, rememoró, además de pacientes que recordó en pocas horas empeoraban.

“Que quede claro que nunca estuvieron solos”, aseguró al tiempo que recordó que a través del teléfono atendieron a la población y se convirtieron en vehículos de emociones. Además, reconoció que también tuvieron “miedo” y recordó que algunos perdieron la vida y sufren los efectos del virus en su salud. También destacó el cariño que recibieron con los aplausos cada tarde y la labor de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y el Ejército.

Carlos del Pozo pidió a los vallisoletanos no olvidar nunca a los que se marcharon y recordarlos con sus nombres y apellidos, no como números. También indicó que el mejor reconocimiento para los sanitarios es la defensa del sistema público, puesto que aseguró que están al “límite de sus fuerzas” por lo que consideró que es el momento de parar y de planificar el servicio y de corregir los errores, como la precariedad laboral.

“Esto no ha acabado”, reiteró a la población y señaló que solo en el área Valladolid Este se ha detectado 13 nuevos casos, dos en la guardia de ayer. “La enfermedad está presente”, por lo que reclamó la colaboración de todos, el cumplimiento de las medidas higiénicas y de seguridad para evitar una nueva oleada. «Que no caiga en saco roto el esfuerzo de tantos”, sentenció.

Una tercera interpretación musical, ‘Son pochi fiori’ de P. Mascagni cerró el acto, que contó con representación de todos los grupos municipales del Consistorio y de las distintas áreas y unidades de los servicios municipales, como la Policía Municipal, los Bomberos o el Servicio de Limpieza, así como de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, del Ejército, de la Iglesia y representantes del resto de la sociedad vallisoletana.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, hizo hoy un llamamiento a la responsabilidad colectiva puesto que argumentó que mientras no se encuentre una cura o una vacuna frente al COVID-19 solo con el comportamiento de cada uno se puede evitar que la esta “tragedia” se cobre nuevas vidas. “Está en nuestras manos”, dijo el regidor quien añadió: “Hagámoslo por nosotros, pero también hagámoslo por ellos para que un homenaje como este no tengamos nunca más que celebrarlo”.

En su intervención, insistió en que debía servir para incidir más en la concienciación colectiva. “Este drama aun no ha concluido. El virus sigue presente entre nosotros, y aunque hemos aprendido algo de su naturaleza y mejorado su tratamiento, estamos aún lejos de haberlo erradicado como amenaza para nuestra salud, nuestra vida y nuestra economía”, afirmó.

“Esas muertes y ese sacrificio deben servir al menos para que tomemos conciencia de la gravedad de la crisis sanitaria y económica que tenemos ante nosotros”, dijo. “Que tantas muertes, tanto esfuerzo y tanto sacrificio no sean en vano depende fundamentalmente de nuestra responsabilidad”, añadió.

Por eso, Óscar Puente se dirigió tanto a los que tuvieron la suerte de no haber contraído la enfermedad, como a los que pudieron superarla, para que se tomen en serio las recomendaciones sanitarias y no jueguen con sus vidas y las de los más vulnerables, como los mayores.

Al respecto, el regidor consideró que la sociedad está obligada a reflexionar sobre lo ocurrido y ver qué falló. “La pérdida de tantos y tantos de nuestros mayores supone una tragedia que aún nos cuesta asimilar y que ni podemos ni debemos olvidar”, dijo, y agregó: “Hemos de comprometernos a encontrar la respuesta adecuada que nos permita articular los medios necesarios para que nunca más nuestros mayores se encuentren desvalidos”.

“Cada una de las víctimas tenía nombre y apellidos, una trayectoria vital, ilusiones por cumplir, amigos y vecinos con los que se relacionaban y, sobre todo, una familia con la que compartían su existencia. Y a esas familias, rotas por el dolor, queremos, también, trasladar hoy nuestras condolencias y consuelo ante su aflicción, porque la pérdida de un ser querido supone, sin duda, la experiencia más dura a la que cualquier persona puede enfrentarse”, afirmó.

Puente se refirió también a las cifras de contagiados y fallecidos y reconoció que “indudablemente” son un “mínimo” pues argumentó que se trata de personas a los que se les pudo realizar una prueba diagnóstica de la enfermedad, por lo que, a su juicio al igual que respecto de la pandemia de 1918, “el número de afectados y fallecidos “reales puede ser perfectamente el doble”. “El mismo margen, 100 años después”, apostilló.

En total, recordó al menos 800 personas han perdido la vida en la provincia de Valladolid como consecuencia de la pandemia COVID-19. En muchos casos, indicó que no pudieron estar acompañadas por sus seres queridos en los últimos momentos. “Es de justicia hacer una especial mención a nuestros ancianos, porque el coronavirus ha sido especialmente cruel con las personas mayores”, por lo invitó a los asistentes a guardar por todas ellas un minuto de silencio.

Finalmente, el alcalde de Valladolid reclamó un fuerte aplauso a todos los profesionales, de todos los sectores, que han estado en primera línea en la lucha contra la pandemia. Óscar Puente citó a los sanitarios, “héroes sin capa”, pero también a los farmacéuticos, a los trabajadores de las residencias, de los servicios municipales, de los sectores esenciales, así como a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y al Ejército español.

 

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: