PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Verónica Casado insiste en el envejecimiento y la dispersión como criterios de financiación

El Comité Oncológico decidirá sobre la radioterapìa en Soria

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, volvió a insistir hoy en la necesidad de que la financiación autonómica tenga en cuenta aspectos como el envejecimiento de la población y su dispersión para poder contar con una sanidad de mayor calidad. Así mismo recordó que en Castilla y León el gastó sanitario se eleva a 1.500 euros por persona cubierta cuando en otros países, con organizaciones parecidas, el gasto asciende a 3.500 o 4.500 euros por paciente.

PUBLICIDAD

En su opinión, el gasto y la fidelización de los profesionales médicos en algunos hospitales son los principales retos a los que se enfrenta la sanidad de la Comunidad autónoma, para lo cual reiteró que se aprobarán planes para formar profesionales, a los que se les dará incentivos por trabajar en zonas “de difícil cobertura” y se promoverán los concursos de traslado abiertos y permanentes y el número de oposiciones.

Por otro lado, mostró su compromiso de dotar a Soria del servicio de radioterapia (acelerador lineal), aunque será el Comité Oncológico quien determinará, a través de un informe, si se integra en una unidad de oncología radioterapia dentro del Hospital nuevo que está en reforma y ampliación, o si será a través de una unidad satélite.

“Hay que definir cuál es el mejor sistema para dar respuesta a la población de Soria”, indicó para reseñar que Soria tampoco cuenta con determinados servicios de cirugía de alta gama porque se sabe que se necesita que se produzcan determinado número de casos para garantizar la seguridad de los pacientes y que el tratamiento sea efectivo, por lo que en la decisión “entrarán en juego diferentes elementos”.

PUBLICIDAD

La titular se reunió hoy con los responsables del sistema sanitario en Soria en el Hospital Santa Bárbara, un centro en obras que permitirán que en 2022 la provincia cuente con un centro totalmente renovado. Durante su visita, se comprometió a escuchar a los profesionales, que “son los que conocen los problemas del sistema de cerca y pueden contribuir a aumentar los niveles de salud”, dijo.

“Esta Gerencia Asistencial de Soria es embajadora por su alto nivel de calidad, tenemos un gran hospital”, significó. Verónica Casado reconoció que el mayor problema del sistema sanitario es la falta de profesionales, que en Soria afecta a diez áreas, y abogó por apostar por la formación de especialidades para hacer frente a las necesidades no solo a corto sino a medio y largo plazo.

También se comprometió a mantener los incentivos económicos para los profesionales que apuesten por trabajar en lugares de “difícil cobertura”, una medida ya anunciada por su predecesor en el cargo. “Este problema no solo lo tiene Soria sino otras zonas como Burgos o El Bierzo”, dijo.

Con respecto a la reordenación sanitaria de las áreas de Atención Primaria negó de forma rotunda que suponga el cierre de consultorios ni la sustitución de médicos por enfermeros. En este aspecto, garantizó que la reordenación se hará en consenso y en Soria se estudiará zona por zona, y agregó, que en el caso, de que en alguna haya necesidad de concentración se dotará de transporte a la demanda y se producirá también la reordenación farmacéutica, «pero siempre se adaptará la decisión, tras un análisis sesudo”.

PUBLICIDAD

“Todos los casos se analizarán, evaluarán y si no funciona se volverá al sistema anterior”, dijo. En este sentido, aseguró que la sanidad de Castilla y León necesita respuestas, y garantizó su vocación para trabajar desde el diálogo y con la mano tendida.

Por último, señaló que, tras las reiteradas peticiones, la localidad de Villar del Río tendrá botiquín y tendrá cubierto el servicio sanitario.