El vicepresidente del BCE se niega a comparecer en una comisión parlamentaria

El vicepresidente del BCE se niega a comparecer en una comisión parlamentaria

04 mayo, 2016
|
Actualizado: 04 mayo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Lisboa, 4 may.- El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), el portugués Vitor Constancio, se negó a comparecer en la comisión parlamentaria que investiga la quiebra del banco luso Banif y provocó la indignación de la mayoría de los partidos portugueses.

En una carta divulgada hoy en los medios lusos, Constancio sustentó su negativa alegando que las reglas de la Unión Europea (UE) le pueden obligar a responder al Parlamento Europeo (PE), pero no a uno nacional.

La respuesta indignó a la mayoría de los partidos portugueses, desde los radicales del Partido Comunista Portugués (PCP), hasta los moderados centro-derechistas del Partido Social Demócrata (PSD), la principal fuerza opositora.

Los partidos exigen explicaciones a Constancio en su papel en el caso del colapso del Banif, rescatado en diciembre del 2015 con 3.000 millones de euros de fondos públicos e, inmediatamente después, vendido por 150 millones al grupo Santander español.

Según la versión del Banco central de Portugal (BdP), el BCE influyó en la abrupta quiebra del Banif, entonces el octavo mayor banco en Portugal, por haber decretado la suspensión de la cesión de liquidez al banco luso.

El PC portugués anunció que se planteará demandar a Constancio a la Fiscalía lusa si sigue sin querer cooperar ‘in loquo’ con los trabajos de la comisión de investigación, mientras que el PSD denunció que el vicepresidente del BCE se escuda «en cualquier pretexto formal» para no comparecer.

El Banif ya presentaba problemas de solvencia desde hace años y en 2013 tuvo que recibir una inyección de 1.100 millones de fondos públicos.

La intervención del banco afectó además a unos 40.000 pequeños accionistas y obligacionistas.

El Banif llegó a ser el octavo mayor banco comercial de Portugal con presencia mayoritaria en las islas Azores y Madeira, a la vez que mantuvo filiales en otros países, como Malta, Cabo Verde o Brasil.

Esta es la quinta comisión de investigación parlamentaria a la banca portuguesa en apenas ocho años durante los que se han intentado depurar responsabilidades a casos de bancos colapsados.

Destacó el de la caída en 2014 del gigante Banco Espírito Santo (BES), entonces una de las más importantes entidades financieras del país. EFE

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD