Los afectados por las cláusulas suelo, obligados a otra declaración

Los afectados por las cláusulas suelo, obligados a otra declaración

30 abril, 2016
|
Actualizado: 30 abril, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

La larga travesía judicial que han tenido que realizar los afectados por las cláusulas suelo, consideradas ahora abusivas y por las que España ha sido expedientada por Bruselas, tendrán que volver a hacer la declaración de la Renta ya que el recibo del dinero cobrado de más sí tiene incidencia fiscal, aunque no se puede generalizar, debido a las demás cargas y deducciones fiscales en el IRPF.

Uno de los casos concretos, es que los gastos de la defensa jurídica pueden deducirse en el IRPF a través de la vivienda. Según la ley, se admiten en esas deducciones los pagos por reclamación o demanda a entidades financieras por las cláusulas suelo.

No obstante, esa misma normativa fija límites en estas deducciones, hasta 9.040 euros anuales, incluyendo gastos de abogado y procurador dentro del concepto de gastos derivados de la financiación ajerna con la que se ha procedido a realizar la compra de vivienda habitual.

Asimismo, también tienen incidencia fiscal los intereses cobrados de más por las cláusulas suelo. El reconocimiento judicial y los ingresos de los intereses sí tienen que pasar por los ojos de la Agencia Tributaria, según apunta un abogado en el que explica a NEGOCIOS.COM este caso concreto.

Y es que, si el contribuyente afectado por las cláusulas suelo procedió en los diferentes ejercicios fiscales a deducirse dichos intereses por inversión en vivienda habitual, tendrá que regularizar todas las deducciones practicadas en los ejercicios en los que los incluyó en la base de la deducción. De esta forma tendrá que presentar la correspondiente declaración complementaria del IRPF.

Esta nueva partida sí puede variar la declaración de la Renta en los ejercicios fiscales: bien que la devolución sea menor, bien que el resultado a ingresar sea superior, etcétera.

Por tanto aquí entra en juego el importe total de los intereses y gastos. Y es que, si el montante de los intereses y otros gastos deducibles fueran mayores al límite máximo de deducción -es decir, que existieran unos intereses abonados por dicho concepto y ejercicio 11.000 euros, superando el límite máximo de los 9.040 euros, si bien sólo deducimos el límite legal (inferior), por lo que habrá que recalcular con los nuevos importes, ejercicio a ejercicio de los reconocidos judicialmente y devueltos por la entidad bancaria, junto con los que existían en dicho ejercicio susceptibles de deducción (con independencia del límite legal)-.

Es deber del contribuyente, ya que la no realización de las declaraciones complementarias supondrá un riesgo de sanción de alta incidencia, ya que el banco sí va a informar a Hacienda del importe retornado.

Si por el contrario, el contribuyente no aplicó las deducciones en los intereses por inversión en vivienda habitual, en este caso, dicha devolución por parte del banco de los intereses pagados, no supondrá rendimiento o ganancia para el contribuyente, y en este caso dichas cantidades no tributarán.

La Dirección General de Tributos (DGT) se ha pronunciado al respecto indicando que dicha modificación del préstamo hipotecario por la modificación de las condiciones del tipo de interés (como es el caso de la modificación de la cláusula suelo) estará exenta del pago del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD