Programas del sabado
Xi aboga por el desarrollo y el diálogo en su primera visita al mundo árabe

Xi aboga por el desarrollo y el diálogo en su primera visita al mundo árabe

21 enero, 2016
|
Actualizado: 21 enero, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Francesca Cicardi

El Cairo, 21 ene.- El presidente chino, Xi Jinping, abogó hoy en El Cairo por la resolución de los conflictos en Oriente Medio a través del diálogo y desarrollo y sin injerencia extranjera, en su primera visita al mundo árabe desde que llegó al poder.

«La llave para acabar con las diferencias pasa por el diálogo, porque los problemas no se solucionan por la fuerza. A pesar de que el camino del diálogo pueda ser largo, sus resultados son más duraderos», aseguró el mandatario chino en la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia.

Xi mostró su pesar por los conflictos que azotan la región y pidió a las partes beligerantes «dialogar para alcanzar una solución política conjunta», sin que se impongan «soluciones desde el extranjero».

El presidente chino citó un refrán árabe para subrayar la necesidad de que los Estados dependan de sí mismos y sus capacidades, en un guiño a los presentes.

«Nadie rasca tu piel mejor que tu uña», dijo Xi, que empleó varias frases de la cultura árabe.

En este sentido, pidió a la comunidad internacional respetar la voluntad de los países árabes y sus organizaciones regionales, sin injerencias externas, en una referencia velada al conflicto sirio.

Además del diálogo, el mandatario chino señaló que el desarrollo económico es fundamental para aliviar las tensiones en Oriente Medio, con la «aceleración de la rueda del progreso» para ofrecer una vida digna a los pueblos de la región.

Asimismo, destacó la importancia de la educación como «único camino para que la esperanza venza sobre la desesperanza» y para que las personas «se alejen de la violencia, el extremismo y el terrorismo».

Xi no dedicó muchas palabras a la lucha contra el yihadismo ni ofreció la ayuda de Pekín en el campo militar, pero sí apoyó la diplomacia para alcanzar la paz en Oriente Medio y para la creación de un Estado palestino independiente.

La visita de Xi a la Liga Árabe coincide con el 60 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas de China con los países árabes.

«Entre nosotros existe una confianza que no se romperá nunca», aseguró, al igual que lo hizo el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, quien destacó «la confianza mutua entre ambos pueblos».

Al Arabi agradeció el apoyo de China a los esfuerzos árabes en la lucha contra el terrorismo y para reforzar las capacidades de los Estados árabes en este ámbito y la no proliferación de armamento nuclear en Oriente Medio.

Asimismo, el representante de la organización panárabe dio la bienvenida a la iniciativa que Pekín ha presentado coincidiendo con la visita de Xi, en la que detalla su política respecto a los países de la región, en los que China se está involucrando recientemente.

Esta es la primera visita de Xi a Oriente Medio y la primera de un presidente chino desde 2006.

Antes de Egipto, Xi estuvo en Arabia Saudí y volará posteriormente a Irán, también con el propósito de rebajar las tensiones entre suníes y chiíes en el golfo Pérsico.

La principal propuesta que el mandatario trae a la zona es el proyecto «una franja, una ruta», una nueva «Ruta de la Seda» para unir Asia con Europa, a través de Oriente Medio y África, con el objetivo de fomentar los intercambios y la cooperación.

China es el segundo socio económico del mundo árabe, después de que el volumen del intercambio comercial entre ambas regiones superara los 251.000 millones de dólares en 2014.

En Riad, el presidente chino se reunió ayer con el rey Salman bin Adulaziz y ambos suscribieron 14 acuerdos económicos e inauguraron una gran refinería creada conjuntamente por las compañías petroleras estatales de ambos países.

En Egipto, Xi rubricó hoy 21 acuerdos por un valor estimado de 15.000 millones de dólares y anunció que China va a contribuir a dos grandes proyectos nacionales: la creación de una zona industrial en torno al canal de Suez y la fundación de una nueva capital administrativa, que está previsto que surja al este de El Cairo.

El presidente chino y su homólogo egipcio, Abdelfatah al Sisi, firmaron además un programa para la consolidación de la asociación estratégica entre China y Egipto en los próximos cinco años.

Al Sisi pidió a Xi que trabaje por la «consolidación de los esfuerzos bilaterales y en los organismos internacionales» para luchar contra el terrorismo y hallar una solución a las guerras en Libia, Siria y el Yemen.

Está previsto que el presidente asista a la inauguración el año cultural chino en Egipto y participe en la celebración del 60 aniversario de las relaciones bilaterales entre El Cairo y Pekín. EFE

Noticias Relacionadas: