PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Y después del COP 25, ¿qué?: El papel de la empresa privada en la investigación medioambiental

La vigésimo quinta Cumbre del Clima ha sido la más larga de la historia, terminando el 15 de diciembre con el acuerdo de las Partes bajo el nombre Chile-Madrid. Tiempo de Actuar. Un acuerdo que marca las bases desde las que empezar a actuar, legislando, haciendo autocrítica e implicando a los diferentes sectores que pueden aportar en el nuevo camino hacia una economía y una sociedad más verde y sostenible. Precisamente sobre estas bases se celebraba esta semana el debate ‘Y después de COP 25, ¿qué?: el papel de la empresa privada en la investigación medioambiental’ en la sede de Andbank España de Madrid.

PUBLICIDAD


El debate, moderado por María García de la Fuente, presidenta de la APIA (Asociación de Periodistas de Información Ambiental), contaba con profesionales del sector público, financiero, académico y fundacional, que analizó y criticó, los puntos clave de las conclusiones que se han derivado de la Cumbre; unas conclusiones que sus críticos han tachado de débiles por la falta de consenso para sellar un compromiso común en la regulación de los mercados de carbono.


Con la falta de consenso arrancaba un debate en el que José González Granados, Teniente de Alcalde de Medio Ambiente de Aranjuez, ponía de relieve que “cuantos más conocimientos tenga un gestor de la administración pública sobre su ámbito, mejor lo hará”, poniendo el acento en la necesidad de que haya “más inversión en ciencia, proyectos, la
gestión de nuestros bosques y el agua”.

Fernando Hernández García, Director de Andbank Wealth Management, ha puesto el punto de vista financiero en este encuentro: “desde que hace tres años adoptáramos los criterios ESG – Inversión Socialmente Responsable- en la forma en la que Andbank gestiona el patrimonio de sus clientes, hemos sido testigos de un cambio sostenible en la forma en la que
se invierte hoy en día. El sector está avanzando en una línea financieramente rentable con un impacto social y medioambiental positivo”.

PUBLICIDAD

Almudena García Pita, fundadora de iHelp, puso en valor el tan criticado término del greenwashing durante la COP 25, destacando que “la sociedad ya no está jugando a ese lavado verde de cara y, en un contexto de que son los consumidores los que deciden y mandan, las empresas ya no pueden esconderse detrás de las asociaciones y deben pasar a la acción”.

Desde el punto de vista académico, el debate contó con la opinión de tres reputados expertos. José Luis Viejo Montesinos, Doctor en Ciencias Biológicas y Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, quien quiso poner el acento en la importancia del saber. “Tenemos un mundo biológico que desaparece ante nuestros ojos, y es necesario diferenciar
bien los conceptos para que no andemos hacia un sinsentido que nos haga tomar decisiones incorrectas”, declaró.

Por su parte, Antonio Vives Moreno, Doctor en Ciencias Biológicas y Secretario General de la Sociedad Hispano-Luso-Americana de Lepidopterología (SHILAP), reivindicaba el sentido de la Universidad: “La Universidad tiene que ser un espacio de conocimiento y la catapulta para
abrir las mentes de los jóvenes, no una plataforma política. Desde aquí me gustaría reivindicar el papel de la academia, que debe fortalecerse, subir, ser importante y seguir cambiando con el avance de la sociedad”.

Finalmente, tomó la palabra Antonio Notario Gómez, Doctor Ingeniero de Montes y Catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid. “ Para poder cumplir con los objetivos de esta Cumbre, y de las que vendrán, hay que apostar por una buena educación, que es la base de la investigación, del I+D+I. Es fundamental que la empresa privada se acerque a la Universidad para apoyarla en sus investigaciones, con recursos, porque sólo con recursos estaremos en disposición de investigar y mejorar el medioambiente.

PUBLICIDAD

Tras la celebración del debate, María José Martínez de la Fuente, Alcaldesa de Aranjuez, hizo entrega del I Premio El Regajal a la Biodiversidad y Paisajismo, promovido por la finca El Regajal y patrocinado por la Fundación iHelp y Andbank España. El premiado, Dr. Carlos Talabante Ramírez, recibió una dotación de 3.000 euros y un diploma acreditativo por su tesis doctoral Contribución al conocimiento de la biología de la alondra ricoti en su área de distribución ibérica. “Una tesis no es más que una foto fija, y deben pasar a ser vídeos a lo largo de los años”, ha declarado Talabante poniendo en valor la labor de las personas que invierten su tiempo al trabajo de campo.

Daniel García Pita, promotor y director de la Finca El Regajal de Aranjuez, explicó que el objetivo de la creación de estos premios es “simbolizar la importancia de la biodiversidad y poner de relieve que las tesis doctorales siguen siendo un instrumento muy importante en la Universidad y ejemplifican que en España sigue habiendo investigadores de todas las
disciplinas”.