2022: ¿camino despejado para bonos y bolsa? Noooooo!

2022: ¿camino despejado para bonos y bolsa? Noooooo!

SUSANA CRIADO
23 noviembre, 2021
|
Actualizado: 23 noviembre, 2021 11:35
|

La pandemia no ha dejado de ser un problema y se ha convertido fuente de incertidumbre para la economía y el mercado. Bolsas y bonos se enfrentan en 2022 a un escenario de: crecimiento más moderado del previsto, inflación más elevada, retirada de estímulos de los bancos centrales y valoraciones altas, sobre todo en tecnología. ¿Trazamos el camino?

La recuperación económica ha venido de los grandes apoyos de política económica, tanto en su vertiente fiscal como monetaria.” Pero estos inmensos estímulos no pueden ser sempiternos. Es importante ver cómo se va a comportar la economía en ausencia de estímulos extraordinarios”. Me lo explicaba esta semana en la radio Enrique Marazuela, Director para Asuntos Económicos en la Universidad Pontificia Comillas.

Por lo que toca a la inflación, me explicaba, ésta tiene elementos temporales tales como pueden ser los efectos de base y los cuellos de botella. “Existen, sin embargo, otros elementos más preocupantes como es el caso de la energía o los semiconductores. Habrá que estar muy atento no solo a las cifras sino a las dinámicas detrás de la evolución de los precios. 

Ya hemos dejado atrás el punto de máxima expansión de la política monetaria. “EE.UU. ya ha anunciado el inicio del tapering al que seguirán subidas de tipos. Lagarde ha anunciado que no prevén subir tipos en 2022. De todos modos, en política monetaria se puede actuar vía tipos o vía cantidades y comenzarán por la vía de las cantidades. Los bancos centrales presionarán para que los tipos de la renta fija sean bajos. En el pasado, los excesivos endeudamientos se han solucionado por medio de represión fiscal (rentabilidades reales negativas para los inversores). Los bonos gubernamentales no ofrecen un binomio rentabilidad/riesgo atractivo, pero no esperamos un desplome por el apoyo claro de los bancos centrales”

En este escenario, ¿qué pasa con la renta fija? “Los diferenciales de los bonos corporativos también son excesivamente bajos y no compensan el riesgo. Es cierto que las insolvencias son mucho menores, lo que se explica por la intervención de las autoridades económicas para evitarlas” Cuenta Enrique Marazuela que señala que “desde el punto de vista de valoración los bonos emergentes sí parecen tener un diferencial atractivo, pero el entorno no es el adecuado por el tapering en EEUU, las expectativas de subidas de tipos y de fortalecimiento del dólar”. 

Respecto a la renta variable, las acciones parecen todavía atractivas pese a la expectativa de mayores tipos y menores crecimientos de la actividad. Enrique Marazuela desde la Universidad Pontificia Comillas cuenta que “creemos que las altas valoraciones, se concentran en el sector tecnológico, y se explican por el históricamente bajo nivel de los tipos de interés”

¿Preparados para 2022? En los mercados nunca podemos bajar la guardia. ¡Hay que estar ojo avizor a cualquier elemento que suponer un golpe! A por 2022.

.
Noticias Relacionadas: