PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

España maldita

FERNANDO LATIENDA

Aunque todavía faltan todavía tres meses y medio para que acabe el año y, está siendo un año cargado de sorpresas, que el IBEX vaya a salvar los muebles antes del 31 de diciembre no entra dentro de los pronósticos, ni siquiera de los más atrevidos.

Ha quedado bien demostrado que las fusiones en la banca no han conseguido atraer el interés de los inversores y que la entrada de Pharma Mar, ayuda a hacerle un cambio de chapa y pintura, sí, pero genera también dudas porque los candidatos a formar parte próximamente del club no son grandes actores de la escena internacional o líderes indiscutibles en sus respectivos segmentos.

Hace unos años empezó la reestructuración en el sector del ladrillo y la banca, diez años después seguimos con la banca y creo que no me equivoco mucho si espero que otros sectores pasen también tarde o temprano por el taller de chapa y pintura para reinventarse o transformarse como las telecomunicaciones y la energía.

Esto que está muy bien para empezar a sumar, tampoco es que nos vaya a sacar de pobres si la economía no acompaña. ¿En qué medida los mercados financieros reflejan la realidad macroeconómica? ¿Son un buen modelo predictivo para lo que está por llegar? Son preguntas pertinentes, en cuanto a que el IBEX cae un 27% en el año, frente al DAX alemán que está a punto de entrar en positivo. Sé que la comparación entre los dos países, entre los dos mercados no hay por donde cogerla; distintos caracteres, distintos problemas, distintas economías. También que que los motivos por los que el IBEX está tan mal respecto a sus primos europeos no nos debe conducir a un análisis rápido y superficial ya que hay muchos elementos que forman parte del todo pero en la bolsa no importa tanto la rentabilidad que lleves en el año, sino las expectativas, y eso es lo que delata al IBEX.

El índice selectivo de la bolsa española sí refleja la verdadera situación económica, lo mismo que el DAX en Alemania donde, por cierto, también hay Covid19 y sinvergüenzas. Puede que las bolsas estén desconectadas de la realidad, eso es otro debate, pero la situación económica en España es un auténtico desastre, diga lo que diga el gobierno y más que recuperar, como insiste la incombustilble Nadia Calviño, la economía se está hundiendo todavía mas como ha constatado el BdE con una caída del 12,6% del PIB en el peor de los escenarios.

La bolsa española sí es el espejo en el que se miran la economía y las empresas españolas teniendo en cuenta que en el IBEX están las mayores compañías de nuestro país. Lo saben los inversores extranjeros y aquí una de tres: preferimos hacer como que no nos damos cuenta, nos gusta malgastar el dinero o es que somos tontos de remate y nos creemos todo lo que nos dicen y lo bien que nos va a ir cuando pasen el virus y los Ertes. Apañados estamos. Protéjase dentro y fuera del IBEX.