Programas del sabado
Sentarse y ganar

Sentarse y ganar

20 febrero, 2020
|
Actualizado: 20 febrero, 2020 9:23
|
PUBLICIDAD

La caída del petróleo, los profit warnings, la guerra comercial, el Brexit, nada de esto parece ser un problema para las bolsas. Hasta el momento nada ha podido con este mercado que se ha acostumbrado a subir con el piloto automático. Como tampoco lo ha hecho el coronavirus, que ya no da ningún miedo y ocupa la tercera posición en la lista de riesgos de los gestores globales por detrás de las elecciones en EE.UU y el mercado de bonos. 

La confianza es tan alta, me refiero a la confianza en los bancos centrales, que hasta los malos datos macro vuelven a ser buenas noticias para el mercado aunque eso sea un contrasentido porque  ¿cuándo se ha visto que los malos datos sean buenos para la bolsa? Así llevamos más de una década y así están las cosas. Del lado de los alcistas. Apple no asusta con su profit warning por coronavirus, Adidas y Puma tampoco. Debe ser que dentro de lo malo hay que quedarse con lo mejor, y lo mejor es que como podría haber sido peor…

Llegamos al Ibex y aguantar los 10.000 puntos con ataques por tierra, mar y aire es muy meritorio, pero sobre todo muy prometedor. O al menos esa es la apariencia, porque a muchos les llama estos días la atención el comportamiento de valores como Telefónica o BBVA y, pocos o casi nadie, se acuerdan de que Iberdrola sigue batiendo día a día sus máximos y es la responsable de la mitad de la subida del Ibex 35 en lo quellevamos de ejercicio. Como suena. Con todo, ese Ibex que ha estado por detrás de los índices europeos en los tres últimos ejercicios, a fecha de hoy es el segundo mejor de toda Europa. Sólo le gana el MIB italiano que lleva una revalorización del 8,4%. El Ibex un 5,6%, DAX 4,08%, CAC 2,2% y FT 100 -1,1%. 

Grandes resultados que también se explican por el hecho de que el euro está hundido frente a otras divisas como el dólar, el mínimo de 3 años. ¿Se acuerdan de aquellos tiempos en los que los inversores se quejaban de la fortaleza del euro y llamaban de todo menos guapa a Mario Draghi por no saber o no querer depreciar la divisa única?

Esto sigue. Sigue alcista. De momento no hace falta cambiarse de carril. ¿Corrección? ¿lateralidad? El mercado se ha olvidado del significado de ambos términos. ¿Hasta cuándo puede durar este exceso de optimismo? La respuesta es bastante fácil: hasta que dure. Sé que esto no les ayudará, pero es lo que hay que ya es bastante.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD