PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Siempre nos quedará 2021

FERNANDO LATIENDA

Septiembre, octubre, son meses que intimidan siempre a los inversores pero este año no es una año normal. Vamos con mascarillas, hemos perfeccionado nuestros conocimientos en microorganismos, nos hemos olvidado por completo de cómo es viajar en avión y, tampoco van a ser unos comicios tranquilos en EE.UU.

Visto así, a ver quién es el valiente que mete sus dineros en la bolsa. ¿ Ni loco? Vale, entonces, ¿Dónde? ¿ En ese fondo de inversión, limpio, reluciente como una patena, que acaba de llegar a nuestra sucursal bancaria y que sirve para todo y para todos; jubilados o corredores de triatlon? Diga gracias y, despídase hasta que no le llamen para hacerle un buen perfilado. Ah, que eso es banca privada y eso cuesta dinero. Ya.

Octubre va a ser un mes más duro incluso que septiembre que ha sido sólo un ensayo, pero también estamos más prevenidos. En octubre mandarán los avances en los tratamientos y las vacunas, la carrera electoral en EE.UU y al mismo tiempo, probablemente, también los confinamientos y medidas que restringirán los movimientos y la actividad económica. ¿ Qué será más decisivo para nuestras inversiones este otoño? ¿Las vacunas o la identidad del próximo inquilino de la Casa Blanca? Yo no tengo ninguna duda. Como tampoco dudo de que 2021 será un buen año. ¿Cómo no va a ser un buen año? Un gran año si los científicos están acertados y un año magnífico si ese dinero que estamos ahorrando y la gran liquidez que hay en el mercado sirve para subir el consumo, la inversión y el empleo. Pinta mal ahora mismo, no hay que echarse a dormir, mal momento para siestas, pero tampoco hay que amargarse la existencia que para eso ya tenemos a nuestros políticos. En todo caso, ya no queda tanto para 2021.