PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cheques que cotizan

Javier G. Viviani

El consumo parece estar recuperándose en Estados Unidos. A la vista está el aumento del 17 por ciento en las ventas minoristas en el pasado mes de mayo, el mayor incremento mensual de la historia.

Una referencia que se une a la del dato de empleo también del mes pasado y a las recientes mejoras de confianza del ciudadano estadounidense. Vuelve a salir de compras. Pero las hace también en Bolsa. Y el dinero que se está gastando en las tiendas e invirtiendo en el parqué procede, en gran parte, de los cheques que les ha extendido su gobierno. Fueron de 1.200 dólares para personas con ingresos inferiores a 75.000 y 2.400 a parejas que ganan menos de 150.000.

Un estudio de Envestnet Yodlee revela el destino que se ha dado a esos fondos por tramo de ingresos. El de los que ganan entre 50.000 y 75.000 dólares fue, en este orden, ahorro, retirada de efectivo, compra de acciones, mejoras del hogar, pago de facturas y ocio. No es de extrañar que prefieran comprar renta variable antes que pagar la luz, arreglar el tejado o salir a cenar si se tiene en cuenta las previsiones de subidas en la Bolsa. Los gestores de fondos a los que Bank of America encuesta todos los meses han respondido este mes a la pregunta de cuál es la rentabilidad que esperan del mercado en 10 años. Casi el 70 por ciento esperan ganancias de entre el 0 y el 5 por ciento. Un 25 por ciento entre el 6 y el 10 por ciento. Es residual el porcentaje de profesionales de la inversión que esperan retornos negativos.

Es dinero que entra. Mucho es de jóvenes. Sustituye a gran parte de fondos y ahorros de adultos y personas mayores. Según Fidelity, el 31 por ciento de sus clientes con edad entre 65 y 69 años vendieron todo lo que tenían en Bolsa entre los meses de febrero y mayo. El motivo de unos y otros, a lo peor, es el mismo. Las políticas de estímulo tanto de la administración como de la Reserva Federal. Los jóvenes puede que las vean como red de seguridad. Los más adultos puede que las contemplen con la mosca detrás de la oreja. Algo tiene que fallar. ¿Qué harían ustedes si ven y escuchan a Trump y a Powell todos los días diciendo que no pongan escayola, que es mejor mármol porque hay dinero?