PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Jugada maestra

Javier G. Viviani

Emmanuel Macron, presidente de Francia, ha anunciado un plan valorado en 8.000 millones de euros de ayudas a los fabricantes de coches. Incluye el compromiso de las marcas locales Peugeot- Citroën y Renault de fabricar en el país vecino sus vehículos eléctricos e híbridos.

Lo ha hecho en vísperas de que se conozca el futuro de las factorías que Nissan y Renault tienen en nuestro país.
España tiene muchas papeletas para que le toque algo y no será un premio precisamente. Dice el gobierno que Nissan tiene futuro aquí y que el objetivo es luchar para que se quede. Lo malo son las armas utilizadas en esa batalla. Según Industria, cerrar en Barcelona costará a la empresa más de 1.000 millones de euros solo en costes laborales y contractuales. ¿Sirve de algo amenazar a una compañía con que dejar de producir en España le va a costar esa cantidad? ¿Hará que los japoneses se lo piensen dos veces la amenaza de poner trabas al cierre de sus fábricas? Y, si otro fabricante se estuviese pensando la posibilidad de abrir producción en España, ¿abandonaría esa idea viendo lo que está pasando?

Las barreras de salida en el presente se pueden convertir en barreras a la entrada en el futuro. De por sí, ya éstas últimas son muy elevadas en un sector tan competitivo: altas inversiones y descomunales conocimientos tecnológicos. Si a eso se suma lo que una tiene que pagar cuando quiere irse sea el motivo que sea, ¿qué atractivo van a encontrar los inversores extranjeros en este país? Es también toda una jugada maestra la de Industria cifrando en esa redonda cantidad el cierre de la fábrica.

Ahora podría pensar Nissan que cuanto antes se marche, menos le costará. Habrá que acostumbrarse, de todas formas, a estas políticas. Ahora mismo, Alemania y Francia están rescatando a todas sus empresas. Si cada país avala a las que le permite su presupuesto, vendrán mal dadas para España. Puede ocurrir que en el todavía mercado único
las compañías ineficientes de economías ricas terminen desplazando a las más eficientes de las menos ricas.