La estabilidad se premia

La estabilidad se premia

15 enero, 2021
|
Actualizado: 15 enero, 2021 10:20
|
PUBLICIDAD

Anda Italia estos días agitada por su situación política. Está en el aire el ejecutivo actual de Giuseppe Conte tras la espantada del partido de Matteo Renzi. Ya están más que acostumbrados por allí a la poca duración de sus gobiernos. 66 ha tenido el país desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Ahí es nada.

La canciller alemana Angela Merkel, que también está de salida aunque por las buenas, ha conocido  en sus poco más que quince años de mandato a siete primeros ministros iatalianos. Ha negociado con Berlusconi, Prodi, Monti, Letta, Renzi, Gentiloni y Conte. Se ha llevado mejor con unos que con otros. Le han dado problemas de distinta índole. Muchos quebraderos de cabeza en la crisis del euro, con la deuda, con el déficit. Entre todos esos primeros responsables de Roma han conseguido que la productividad italiana no se haya movido desde la década de los 90. Su PIB per cápita apenas ha crecido un 1 por ciento en los últimos 20 años. No se ha reformado la economía en un país con cambios por doquier en su gobierno. Y eso pues se castiga. O se premia la estabilidad alemana.

El Dax alemán estaba allá por noviembre de 2005, cuando Merkel llegó al poder, en 5.174 puntos. Hoy ronda los 14.000. Quien entrase en la Bolsa germana por aquel entonces ha ganado, hasta hoy, un 170 por ciento. En este mismo intervalo de tiempo, la Bolsa italiana, tomando como referencia el FTSE Mib ha perdido un 33 por ciento. Berlusconi, en una de sus múltiples idas y venidas, cogió el principal índice de la Bolsa de Milán en abril de 2005 a 34.200 puntos. Hoy anda por los 22.600.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD