PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Reconversiones

Javier G. Viviani

La pandemia del coronavirus ha puesto a las empresas ante un futuro más que incierto. Pero en medio de esta crisis no han sido pocas las que han tenido cintura para cambiar su modelo de negocio. Compañías que, ante la falta de productos sanitarios, decidieron alterar su producción habitual para fabricar los productos más necesitados.

Las marcas textiles se pusieron a confeccionar mascarillas, fabricantes de coches optaron por respiradores artificiales y corporaciones cosméticas o de bebidas se inclinaron por geles sanitarios. Cada una, en su parcela, arrimó el hombro.

No se interpretó así el movimiento de Eastman Kodak. Al fabricante de cámaras y carretes fotográficos se le ofreció un préstamo federal en Estados Unidos de 765 millones de dólares para fabricar compuestos químicos para medicinas genéricas. Una pequeña división química, que genera hasta el 15 por ciento de sus ventas, se haría cargo. Tiene su lógica. Pero todo se fue al traste por el uso de información privilegiada antes de su impresionante subida en bolsa.

Ocurre que muchas veces pensamos que el segmento de negocio por el que se conoce a una empresa es el más rentable de la misma. Existen muchos casos de compañías que únicamente se las conoce por vender un determinado producto cuando realmente éstas sobreviven gracias a otros. Por ejemplo, Yamaha. En sus orígenes, se dedicaba a la fabricación de instrumentos musicales. En la II Guerra Mundial, a petición del gobierno japonés, se puso a ayudar en la producción de barcos, aviones y motos. Hoy se la conoce por las dos ruedas pero sigue produciendo pianos. Y es su filial de instrumentos musicales la más rentable y con mejores márgenes.

En los últimos días ha sorprendido la transformación de otra empresa. La inmobiliaria española Urbas. Se ha metido a minera comprando un yacimiento de feldespato en Galicia. Una mina valorada en 600 millones. Ni la cartera de suelo de Urbas ni la totalidad de sus activos alcanzan esa cifra.

Todas son, en su escala, metamorfosis empresariales. Ya sean reconversiones solidarias, oportunistas u obligadas por las circunstancias.