PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Argumentos miserables

Josep Maria Francàs

Tal y como estaba previsto Pedro y Pablo siguen adelante con su democrática manera de gobernar, el estado de alarma, la excepcionalidad al poder. Cómo descubran la ‘democracia orgánica o las repúblicas democráticas del antiguo telón de acero, tendremos un grave problema…

PUBLICIDAD

He seguido el debate, mi masoquismo es a toda prueba, incluso cuando Echenique se ha confundido de foro y se ha trasladado mentalmente a la Asamblea de Madrid para participar en un ficticio debate con Isabel Díaz Ayuso, con la cual sin duda sueña.

He aguantado estoicamente la intervención del Doctor Sánchez, tengo que reconocer que cada vez que salen en un informativo tanto él como Iglesias apago la tele, y hace tiempo que no oía argumentos tan miserables. Su historia del covid19 empieza el 10 de marzo, las alertas de antes no existen, y sus dos grandes argumentos son: los pocos muertos que ha habido, menos mal que han sido pocos – unos 50.000-, frente a los cientos de miles que tendríamos si hubiera gobernado la oposición que está en contra del estado de alarma, brillante manipulación demagógica para esconder su inutilidad manifiesta para dirigir nada de nada, y el segundo argumento que es afirmar que nunca han quitado competencias a las autonomías, lo del mando único debía ser una ilusión televisiva, según él “no se relevaba de ninguna de sus funciones a los consejeros de las comunidades autónomas, que mantenían la gestión de los servicios sanitarios” y así la responsabilidad de las muertes por falta de material y el holocausto de las residencias de ancianos, pasan de Pablo Iglesias que asumió públicamente su dirección, a los distintos consejeros de las Comunidades Autónomas. Menuda desfachatez para quitarse el muerto, con perdón, que al final, serán unos 50.000.

No entiendo nada. ¿Todo vale? ¿Alguien me lo explica?

PUBLICIDAD