Uno y solo uno…, al menos por ahora

Uno y solo uno…, al menos por ahora

29 octubre, 2021
|
Actualizado: 30 octubre, 2021 0:06
|

El cambio climático no es un problema de conciencia, es una emergencia práctica de dimensiones planetarias y que, nos guste o no, supone una amenaza para la vida en el planeta. Al menos como la conocemos y, que no se nos olvide, nosotros somos parte de esa vida planetaria.

Los alrededor de doscientos países que comparten esta roca que flota entre Venus y Marte llevan ya unas décadas concienciándose del problema, asumiendo compromisos, pero todo con la exasperante lentitud que producen 200 realidades, doscientos ritmos de desarrollo, doscientas necesidades diferentes.

Los compromisos se suceden, los actos, las fotos, las firmas… Pero cada vez hay menos tiempo y este siglo XXI amenaza con terminar con una subida de temperatura cercana a los 3 grados. Hay que conseguir que esa subida sea de la mitad y, para eso, hay que reducir a la mitad las emisiones de gases efecto invernadero en los próximos ocho años.

De todo eso se habla a partir del domingo en Glasgow en la COP26. Sin embargo, apenas una cuarta parte de los firmantes, con la UE a la cabeza, se han comprometido a las emisiones cero. Y lo que es peor es que todo parece enquistado en una eterna discusión política. Hasta Ursula Von der Leyen lamentaba esa falta de decisión esta misma semana antes de acudir a la cita escocesa.

Pero, en mi opinión, toda esto adolece de un problema de enfoque. Seguimos pensando que se puede crecer sin límite, que se puede consumir sin límite, en esta orgía de la sobreabundancia y de los beneficios ilimitados. Solo un planeta, recursos finitos, si queremos seguir así mas vale que sigamos el consejo del añorado Stephen Hawking y encontremos la forma de salir de aquí porque, desde luego, el planeta no nos va a durar mucho.

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: