Elecciones inconclusas

Elecciones inconclusas

Rodrigo Rato
06 noviembre, 2020
|
Actualizado: 13 noviembre, 2020 0:07
|

Las elecciones norteamericanas, presidenciales y al Congreso en amabas Cámaras, indican un país dividido que no otorga un mandato claro.

Hace cuatro años los resultados mostraban un deseo de cambio no solo respecto al programa demócrata de Barack Obama sino a la manera tradicional de hacer política desde la Presidencia, dentro y fuera de Estados Unidos. Los resultados del martes 3 de noviembre de 2020 no revocan de manera inequívoca lo dicho hace cuatro años, tampoco respaldan lo ejecutado bajo ese mandato. Los electores mandan a Trump a su casa, después de un solo mandato, pero con un resultado significativo sin darle al nuevo Presidente Biden el poder legislativo, imprescindible para variar sustancialmente la agenda Trump. Sin el Senado, muchos de los planes políticos, económicos y sociales del ala izquierda del Partido Demócrata quedarán en el tintero. Además dada su edad es muy posible que Biden sea también un Presidente de un solo mandato. Gran incógnita en todo caso, para un insider como Biden, quien desde luego debería saber navegar las aguas de los pactos legislativos a dos bandas. Un político profesional que llegó al Senado con menos de treinta años, muy lejos de lo que representó Donald Trump e incluso Barack Obama.

Si Obama representaba la capacidad intelectual, Trump la ideología, Biden no será ni lo uno ni lo otro

Con una cierta urgencia el nuevo Presidente tendrá que aprobar un nuevo paquete de estímulos económicos de considerable tamaño. No será sencillo el aumento de impuestos con un Senado republicano y una Cámara de Representantes sin mayoría, tampoco una política regulatoria demasiado de izquierdas en temas medioambientales pero tampoco sociales, con claras probabilidades de reincorporación a los acuerdos internacionales sobre el clima. Pero con un déficit público ya en el billón de dólares, la deuda pública seguirá creciendo, situada ya por encima del 100% del PIB. Por esto solo el dólar no podrá recuperar los niveles de fortaleza, además la Reserva Federal ha prometido tipos ultrabajos hasta que la inflación consiga superar por un tiempo el 2%, cuando lleva situada en un promedio del 1,3% los últimos años. Esta política expansiva monetaria, fiscal y cambiaria contradice muchas de las creencias macroeconómicas de los últimos cuatro decenios. Nadie sabe realmente como se saldrá de toda esta deuda monetizada por los bancos centrales. Es posible que ese sea el desafío escondido al que Biden Presidente tendrá que enfrentarse.

El Partido Republicano ha aguantado mucho mejor de lo esperado, incluso Trump no ha sido barrido, pese a la COVID 19 que barrerá muchos Gobiernos

Si Obama representaba la capacidad intelectual, Trump la ideología, Biden no será ni lo uno ni lo otro. Un Truman del siglo XXI, pero de la capital. Aliados y adversarios no lidiarán con el procedimiento y formas iconoclastas de Donald Trump, pero las tendencias en política exterior seguirán, pues muchas de ellas venían de antes de 2016. El valor del proyecto europeo volverá a ser apreciado en Washington, pero la financiación de la OTAN o la competencia comercial son tendencias de largo plazo. Como lo será una creciente confrontación con China, incluso en temas de seguridad. EEUU volverá a buscar alianzas en el Pacifico que Trump despreció. Rusia dejará de ser un enemigo amistoso para empezar en Ucrania. El legado sin embargo de Trump en Oriente Medio e Israel no será fácil de ignorar. El tema de una posible gran rectificación será Irán.

En política doméstica la sociedad norteamericana está más dividida desde los años 1930, con un gran parte dispuesta a cuatro años más de Donald Trump, en todo caso no a un poder completo a Biden, quien no tendrá una mayoría en ninguna de las dos Cámaras. El Partido Republicano ha aguantado mucho mejor de lo esperado, incluso Trump no ha sido barrido, pese a la COVID 19 que barrerá muchos Gobiernos. Un electorado republicano motivado será muy exigente con un Presidente Biden. ¿Será un posición anti pactos como con Obama o con acuerdos como con Bill Clinton impechement incluido? Riesgo político en y de EEUU será el tema de otro día pero pronto.

Noticias Relacionadas: