Nuevos tiempos

Nuevos tiempos

La larga guerra política de mas de 10 años entre socialistas y populares sobre las respectivas corrupciones se sigue librando en los tribunales, ante jueces y fiscales : Gurtël vs Eres. Pero ya podemos vislumbrar ganadores y perdedores tanto en términos de sentencias como de poder político perdido, también de retroceso electoral. En cuanto a esto último el PSOE ha llevado la peor parte, bajando sensiblemente de los 100 escaños.

PUBLICIDAD

Pero en todo lo demás ha sido el PP, que ha perdido el gobierno autonómico de Valencia, el Ayuntamiento de Madrid y ahora el gobierno de la Nación. Las sentencias, aunque recurribles, han sido hasta ahora mucho mas duras en el tema Gurtël que en los ERES, aunque el monto de fondos públicos presuntamente defraudados sea muy superior en este caso. En los últimos años, meses, se esta procediendo a investigar gobiernos populares de hace décadas, pero poco sobre gobiernos socialistas, con temas como las desalinizadoras, las primas a las renovables, la concesión de créditos a militantes, la condonación de créditos bancarios, que al parecer no llaman la atención del aparato judicial o fiscal.

Sorprende todo esto en un entorno de asociaciones de jueces eminentemente conservadoras, que han visto a sus miembros ser recusados en el caso Gurtël, por causas circunstanciales , nunca mas tenidas en cuenta ni antes ni después en otros casos. Otras cosas llamativas han sucedido en la reciente moción de censura , como la aplicación por primera vez de los escaños nacionalistas, primados por la ley electoral, para desplazar al ganador de las elecciones, frontalmente en contra del acuerdo no escrito desde las época de la Transición.

El PP debería tener claro que sus posibilidades de gobernar en el futuro ya no pasan por sus relaciones con los nacionalistas, hoy separatistas

En este panorama, el PP debería tener claro que sus posibilidades de gobernar en el futuro ya no pasan por sus relaciones con los nacionalistas, hoy separatistas. Mientras el PSOE ha completado en tiempo récord su transformación en un partido instrumental para que otros lleguen al poder, incluso sin incluirle a el : como pasa en las Alcaldías de Madrid, Barcelona o Cádiz podría suceder en Navarra o en Cataluña en un próximo futuro.

PUBLICIDAD

Lo que si se ha convertido, de momento en un estándar, es que el PP accede al gobierno cuando el desempleo llega al 26%, 40% entre los jóvenes, pero lo abandona una vez normalizada la situación económica, siempre por causas extraordinarias: un atentado terrorista en 2004, una moción de censura en 2018, siempre con un CNI dirigido por alguien mas próximo al socialismo. Con esta experiencia los nuevos responsables populares, ido Rajoy, tendrán pocas ganas de componendas con el socialismo o los separatistas, lo que les llevara a ser acusados de intransigentes, crispadores.

Tampoco parece que con 85 diputados el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pueda reiterar el Pacto del Toledo

Tampoco parece que con 85 diputados el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pueda reiterar el Pacto del Toledo, para excluir a l PP y ahora a Ciudadanos de los acuerdos en Cataluña, olvidados barros de Maragall y Zapatero que nos trajeron a estos lodos. Con sus actuales resultados electorales el PSOE no puede gobernar sin tener en cuenta al PP, salvo que lo separe de Ciudadanos. Esto seria muy grave para los populares, pero nadie diría que lo perciben a juzgar por el trato que le dan a Albert Ribera y a los suyos, que son ademas su única opción para recuperar poder. Ambos partidos podrían ponerse serios planteando una reforma de la ley electoral, en la que Podemos ha demostrado interés, que redujese la actual prima a los nacionalistas.

En la izquierda, el socialismo se ha hecho con el santo y la limosna, mientras que los que le han ayudado miran los pasteles desde la calle

El PSOE ha conseguido brillantemente plantarse de cara a las sucesivas próximas elecciones desde el poder nacional, en mucha mejor posición de la que le otorgaban las encuestas más recientes. Es seguro que en once meses serán las autonómicas y locales seguidas de europeas, pero lo que no sabemos es si Susana Díaz convocará anticipadamente en Andalucía, ante la debilidad percibida en el PP andaluz , al que se le augura una tercera plaza. De ser así, anticipo de elecciones en Andalucía con el PP detrás de Ciudadanos, la recuperación popular se atascaría, su dependencia de Ciudadanos aumentaría. Sin Rajoy no ya una alianza, pero si una estrategia discutida entre las dos fuerzas de centro derecha parecería aconsejable, habida cuenta que ninguna de las dos va a desaparecer. El nuevo gobierno socialista intentará dividir a sus adversarios parlamentarios, que dominan la Mesa del Congreso y todo el Senado.

En la izquierda, el socialismo se ha hecho con el santo y la limosna, mientras que los que le han ayudado miran los pasteles desde la calle. ¿ Por cuánto tiempo? La competencia electoral entre Podemos y el PSOE no tardará en aparecer, con el primero interesado en demostrar al electorado de izquierdas que al socialismo no se le puede dejar solo en el poder porque se acomoda. Los sindicatos demandan ya una vuelta a su protagonismo en la negociación colectiva, que tan malo fue para el empleo en la época de Rodríguez Zapatero. La coyuntura económica se espera le de un respiro al nuevo gobierno , sino fuera así la frustración social legaría pronto. Petroleo, Trump y coste del dinero tienen una sombra alargada.

PUBLICIDAD

About Author


INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®