Desastres y PIB

Desastres y PIBJesús Sánchez-Quiñones, director general de Renta 4 Banco.

Existe un consenso generalizado en considerar el crecimiento del PIB (Producto Interior Bruto) como la variable macroeconómica adecuada para medir la solidez del crecimiento de una economía.

PUBLICIDAD

El PIB expresa el conjunto de productos y servicios producidos en un país en un periodo determinado de tiempo. Es una variable de flujo, que no tiene en cuenta el “stock” de riqueza.

Así, con los desastres naturales se da la paradoja de un efecto inicial negativo en la variable PIB y un posterior efecto muy positivo para el PIB. Los actuales huracanes en EE.UU. generan primero una reducción del PIB por la imposibilidad de producir durante los días en los que los fenómenos meteorológicos lo impiden.

Curiosamente, cuanto mayor haya sido la destrucción ocasionada por los huracanes, mayor será la inversión pública realizada, que hará aumentar el PIB. Lógicamente esto aplica a los países con capacidad para aumentar su inversión pública, como es el caso de EE.UU.

PUBLICIDAD

El PIB, al ser una variable de flujo, no recoge la destrucción causada por los desastres naturales o incluso las guerras. Sin embargo, la reconstrucción de lo destruido, aunque sea para que todo quede como estaba antes del desastre, sí aporta al PIB.

Las pérdidas materiales ocasionadas por los actuales huracanes son cuantiosas, pero al margen del agujero ocasionado a numerosas compañías de seguros y al patrimonio de muchas familias, el efecto sobre el PIB estadounidense será paradójicamente positivo. El PIB no recoge la destrucción pero sí la reconstrucción.

About Author