El arte de saber coleccionar

El arte de saber coleccionar

20 enero, 2020
|
Actualizado: 20 enero, 2020 9:00
|

Quiero aprovechar la ocasión para presentarles a un coleccionista Hans Rudolf Gerstenmaier. Quizás hayan oído hablar de él en verano pasado cuando saltó a las portadas de los diarios por regalar once pinturas al Museo del Prado y permitía a la pinacoteca ampliar el discurso expositivo de pintores españoles del siglo XIX. Muchos se preguntaron entonces quién era este alemán de 85 años que cedía de forma tan altruista cuadros de Zuloaga, Anglada-Camarasa, Darío de Regoyos o Joaquín Mir, entre otros. Pero Rodolfo, como le gusta que le llamen sus amigos españoles, tiene claro que “estamos en este mundo de paso, que hay que dejar el egoísmo aparte y pensar en la sociedad”. Su caso podría estudiarse perfectamente como ejemplo de emprendedor, porque llegó a España desde su Hamburgo natal en 1962 cuando tenía 28 años con apenas 1.000 pesetas en el bolsillo y en busca de nuevas oportunidades laborales. Aterrizó en un país del que apenas conocía nada -sus amigos llegaron a pensar que se había vuelto loco- cuando en esos años, éramos nosotros los que emigrábamos a Alemania -y aquí permítanme acordarme de nuestro gran actor José Luis López Vázquez en la película “Vente a Alemania, Pepe” de 1971-. Pero su esfuerzo y sus ganas de trabajar le llevaron a dirigir una empresa de piezas de recambio de coches “Gerstenmaier” con la que consiguió hacerse una pequeña fortuna que ha empleado en comprar lo que le gusta. Cuando realizó la donación al Prado, le preguntaron qué motivos le habían llevado a tomar esa decisión y él contestó que le gustaba ser generoso. “Creo que el coleccionista tiene la obligación de enseñar y presentar sus obras”. Ya se lo decía su madre: “chico, todo lo que tienes es alquilado. Algún día lo tendrás que dejar a otros propietarios”. Y previsiblemente es lo que hará…siempre ha pensado que una parte de su colección pasara a los museos estatales. En los últimos años se ha visto cómo otros coleccionistas como Plácido Arango, Várez Fisa o Alicia Koplowitz han hecho lo mismo y, en su opinión, debería cundir el ejemplo. “Coleccionar es lo más bonito que hay”.

Noticias Relacionadas: