Programas del domingo
En Femenino Plural

En Femenino Plural

02 marzo, 2020
|
Actualizado: 02 marzo, 2020 16:25
|
PUBLICIDAD

Estos días los ministros y ministras del gobierno de coalición PSOE-Podemos calientan motores de cara a la manifestación del domingo 8 de marzo coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer y en el que se volverá a denunciar que la desigualdad se cierne gravemente sobre la mitad de la población. A diferencia de 2018 y 2019 este año no se ha convocado huelga feminista y no habrá un llamamiento a que las mujeres paren sino que llamarán a la movilización… y en algunas de ellas, participarán al menos cuatro ministras, entre ellas Irene Montero y Carmen Calvo. Al mismo tiempo, el gobierno tiene previsto aprobar en el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Igualdad, el mismo que dirige Irene Montero, la Ley de Violencias Sexuales. Pero yo no vengo a hablar de las mujeres que se colocan detrás de las pancartas o las que acuden a las concentraciones, sino que querría aprovechar el 8M para hablar de dos mujeres en concreto… aunque podría recordar el nombre de muchas de ellas que se han ganado por méritos propios y sin siglas, un “hueco” en la historia. El primer reconocimiento, para Katherine Johnson, la matemática de la NASA que fue clave para la llegada del hombre a la Luna que murió hace unos días a los 101 años. Hasta 2016, Johnson era una de esas heroínas invisibles de la historia. Gracias a los cálculos de esta matemática, un estadounidense pudo darle por primera vez la vuelta a la Tierra desde el espacio y el hombre pudo llegar a la Luna. Pero, sobre todo, ella fue una de las primeras mujeres afroestadounidenses en trabajar como ingeniera en la Agencia Espacial de EEUU. Y el segundo, para doña Emilia Pardo Bazán. Escritora extraordinaria, aristócrata, feminista radical, pero, sobre todo, una mujer cuya vida y obra representan el mejor observatorio para entender la pluralidad del siglo XIX (A Coruña, 1851-Madrid, 1921). Mujer valiente y ambiciosa, con una formación cosmopolita a sus espaldas, hablando varios idiomas, la autora de obras tan célebres como “Los pazos de Ulloa”, pudo triunfar contra viento y marea en un mundo literario y periodístico monopolizado por los hombres. En parte, durante mucho tiempo dejó de leerse por el hecho de ser mujer. “Las mujeres, como no votan, como no tienen fuerza política alguna, no existen para todo eso de las igualdades y las reivindicaciones y las justicias y los adelantos. Gran sorpresa les causaría, a muchos que presumen de avanzados y revolucionarios, el recordarles que existimos, y que mientras el último proletario puede aspirar a todo, la mujer apenas osa, tímidamente, a reclamar lo que ha ganado en buena lid”. Emilia Pardo Bazán. No tengo nada más que añadir.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD