PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

PGE: la letra pequeña y la letra grande

Gema González

Parece bastante probable que esta vez el presidente del gobierno, Pedr0 Sánchez, sí consiga sacar adelante el proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Sin conocer todavía ni un sol número que aparezca en las cuentas públicas, lo único que nos ha adelantado Sánchez es que quiere que sean unos presupuestos “progresistas y de país”.

Sería toda una sorpresa que el Congreso de los Diputados tuviera que volver a prorrogar los del exministro Cristóbal Montoro de 2018 pero lo importante en estas circunstancias no es que tengamos o no tengamos Presupuestos, en sí no es ni bueno ni malo, lo que determinará la calidad de esos Presupuestos es lo que incluya dentro y lo que Sánchez permita a sus socios. Si va a hacer lo que le diga Unidas Podemos, serán un desastre económico que no gustará a Bruselas y, entonces ahí, sí que podríamos tener serios problemas.

Para muchos, que Ciudadanos se haya mostrado dispuesto a negociar las cuentas públicas le viene estupendamente al presidente del gobierno que podrá hacerse la foto de la victoria en el Parlamento pero se le pueden complicar las cosas dentro del gobierno de coalición y tensar un poquito más las desavenencias con el partido de Pablo Iglesias que preferiría “virar” hacia posiciones más de su “cuerda”, de la extrema izquierda, que tener que compartir foto con la formación naranja. Todo lo que sea ampliar la base de apoyo parlamentario para los PGE da estabilidad a un gobierno, le da más posibilidades de plasmar su programa económico para sacar a la economía española de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus pero esta vez el Ejecutivo no está solo.. comparte sillones con los de Podemos y lo que, por un lado, le resuelve las cosas en el Parlamento, por otro se las dificulta en casa.

Hasta el momento, es pura retórica política y lo saben..cada uno juega con sus argumentos y todo está controlado o eso es lo que “parece”. dentro de un orden.