Dividendos vs Intereses

Dividendos vs Intereses
Opinión
  • Calle 19
  • Cartas desde Praga
  • Cosmovisión
  • Finanzas para no financieros
  • Julio Ariza
  • Una de las medidas más destacadas de la propuesta de reforma fiscal impulsada por Trump, en este caso con apoyo del partido republicano, es la no consideración de los intereses pagados como gasto deducible. La medida no se propone con carácter recaudatorio, ya que va acompañada de una rebaja del tipo del impuesto sobre sociedades desde el 35% al 20%, que compensa con creces la no deducibilidad de los intereses.

    PUBLICIDAD

    Una de las causas de la crisis financiera que estalló en 2007-2008 fue el sobreendeudamiento generalizado. Parte de la culpa es achacable al distinto tratamiento fiscal que han tenido tradicionalmente los intereses frente a los dividendos.

    Una empresa puede financiarse mediante recursos ajenos (bonos, préstamos, …) o mediante recursos propios (aportaciones de los socios y retención de beneficios). La remuneración a la financiación ajena se realiza vía intereses, que son deducibles en el impuesto sobre sociedades, mientras que el pago de dividendos, como remuneración a los recursos propios no se considera un gasto. Esta diferencia de tratamiento fiscal empuja a muchas empresas a utilizar una mayor proporción de recursos ajenos por la deducibilidad de los intereses, frente a los recursos propios.

    Adicionalmente, durante décadas en la principales escuelas de negocios se ha hecho especial hincapié en la importancia de conseguir en las empresas la máxima rentabilidad sobre los recursos propios (RoE: Return on Equity), ignorando la rentabilidad sobre el total de los activos (RoA: Return on Assets). Así, para una rentabilidad dada de la actividad de una empresa, cuanto menor sea el porcentaje de recursos propios respecto del total de los activos, mayor la rentabilidad que obtendrán los accionistas (mayor RoE). Sin embargo, la solidez de la empresa ante momentos de dificultades en la renovación de la financiación ajena, o ante un incremento del coste de la misma, será menor cuanta más financiación ajena tenga.

    PUBLICIDAD

    Antes del estallido de la crisis, un número elevado de empresas obtenían una adecuada rentabilidad sobre los recursos propios, sólo porque el porcentaje de los mismos respecto al total de los activos era muy reducido. El caso de los bancos es el más significativo. Algunos de los principales bancos mundiales y españoles, apenas tenían un 3% de recursos propios sobre el total de sus balances al final de 2007. La rentabilidad sobre los recursos propios era elevada, aunque la rentabilidad sobre el total de los activos fuera nimia. Obviamente, la exigencia regulatoria de un incremento de los recursos propios sobre el total de los activos ha empujado la rentabilidad de los recursos propios a la baja.

    De aprobarse la no deducibilidad de intereses en la reforma fiscal americana, supondría igualar el trato dado a los dividendos con el trato dado a los intereses, ayudando a evitar una próxima burbuja por endeudamiento de las empresas. Aunque ahora el mayor nivel de deuda no está en las empresas sino en los estados.

    About Author


    Comenta

    Notificar de
    avatar

    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información CERRAR